Atletismo

Edu era un caco de poca monta que asaltaba  a personas mayores o supuestamente débiles, al considerarlas presas fáciles. Tenía varias pequeñas condenas por robo que apenas le habían hecho pasar unos pocos meses en la cárcel.

Agachado tras un seto, observaba las personas que entraban en el cajero automático para sacar dinero en ese domingo lluvioso. Una pareja, un joven, una mujer acompañada de su hija, otro hombre fornido…era cuestión de paciencia que apareciera la persona adecuada.

Y finalmente apareció, un hombre de unos cincuenta años, que cojeaba de la pierna derecha y parecía andar con cierta dificultad. ¡A por él! 

Cuando el hombre salió del cajero, Edu le puso su afilada navaja en el cuello. El hombre opuso algo de resistencia pero cayó al suelo. En ese momento quedó al descubierto que tenía una pierna ortopédica, lo que motivó la burla de Edu, que le arrebató el dinero y le provocó riéndose…

-Venga hombre ¿echamos una carrerita? Jajaja

Y Edu se fue sin ni siquiera echar a correr, seguro de su “hazaña”

El hombre desde el suelo reaccionó con rapidez y firmeza. En apenas unos segundos se quitó su pierna ortopédica, se puso de rodillas, tomó la pierna con el brazo derecho y recordó sus años de atleta en los que llegó a participar en campeonatos de lanzamiento de disco.

Y lanzó la pierna ortopédica con la precisión exacta para que le diera a Edu en la nuca y le hiciera trastabillar, mientras gritaba para llamar la atención de otros viandantes, lo que provocó que dos de ellos redujeran a Edu hasta que llegó un coche policial.

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

29 comentarios en “Atletismo”

  1. Está claro que no se debe subestimar a nadie. Espero que le doliera la cabeza una buena temporada, reírse de alguien por una minusvalía demuestra ser muy mala persona. Me alegra que se lo hayas hecho pagar 🙂
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Sin duda será una lección. De algo le valieron sus tiempos de atleta jajaja. En serio a veces hay una crueldad añadida con las personas discapacitadas en muchos ámbitos. Me alegra que te haya gustado el micro.
      Un abrazo Sara.

      Le gusta a 1 persona

  2. Vaya flima!!! Aprovecharse del débil y que le saliera la jugada rana!!! Le está muy bien, siempre debería haber justicia en casos de inferioridad; porque si ya está mal robarle a un igual, hacerlo con un discapacitado es de miserables.

    Besos Carlos

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo Mukali. La justicia a veces es muy peculiar, por eso es agradable saber que en ocasiones como la del texto haya una especie de justicia “añadida” aunque sea lanzando una pierna ortopédica con una puntería excelente. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.