Elemental …

-Pase, pase Wilson, ¿qué tal ha ido todo?

-Pues no sabría cómo definirlo inspector…

El sargento Wilson acudió al lugar del crimen, encontrando una escena absolutamente dantesca. Ni él, ni sus dos acompañantes, ni el equipo forense, esperaban  encontrar una situación así. Wilson tenía que preparar el informe preliminar, pero antes necesitaba hablar con el inspector O´Cloughy

-Vamos Wilson, que ya son muchos años, usted es un experto, seguro que tiene ya una idea de cómo sucedió todo. Siéntese y cuénteme

Wilson, resopló y comenzó a sudar de puro nerviosismo…

-No va a ser sencillo inspector: en el dormitorio principal yace sobre la cama la abuela. Tiene heridas por todo el cuerpo, algunas son mortales de necesidad, producidas sin duda por un animal. La señora mantiene apoyada en su mano derecha una Magnum automática… Al fondo una joven con un gorro y un abrigo rojos. Tiene en su brazo izquierdo una aguja clavada, que aún contiene un líquido pendiente de analizar. Parece una muerte por sobredosis…  Al pie de la cama, el cuerpo de un lobo, abierto en canal y a su alrededor entre las tripas, se distinguen bolsas con droga… Y cerca de la ventana el cuerpo de un hombre, parece un leñador, tiene cerca de su brazo un hacha. Presenta un balazo certero en medio de la frente con orificio de salida. Muerte en el acto.

-¿Alguna conjetura Wilson?

-No señor, me veo incapacitado para intuir lo sucedido, es complejo

-¿Complejo? Por Dios, pero si está clarísimo… A ver, todo parece indicar que el lobo atacó a la abuela, probablemente porque explotó alguna de las bolsas de droga que llevaba en el estómago y se volvió “loco”, a continuación el leñador salió en defensa de la mujer y mató al lobo abriéndolo en canal con su hacha, pero la abuela instantes antes de palmar, presa de los nervios apretó el gatillo de su Magnum con tan mala suerte que acertó de pleno en la cabeza del leñador que estaba destripando al lobo y por último, la joven de rojo, se encontró la escena y presa de la confusión y del disgusto por la muerte de la abuela y viendo que había bolsas con droga alrededor del cuerpo del lobo, decidió meterse un chute que resultó excesivo, ya que la droga estaba seguramente adulterada y palmó. Me queda la duda del motivo por el cual el lobo llevaba la droga en su interior. Se lo comentaremos a narcóticos.

Wilson le miró sorprendido de tan extraña versión…

-¿Qué le parece? -preguntó O´Cloughy- Venga prepare el informe…

-Verá inspector a mi me parece extraño que…

-Wilson, no me toque los huevos, ¡¡a trabajar!!

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

16 comentarios en “Elemental …”

  1. ¡Ja,ja,ja! Me has hecho reír, Carlos, con esta Caperucita tan actual. Y, claro, como ahora todo es tan exagerado y violento ¡no quedó personaje vivo para contar lo sucedido! Y como también siempre estamos dudando de todo, más de alguna bolsa con drogas se esfumará…
    ¡Me gusto, Carlos!
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Se podría decir, que el cuento ha sido adaptado a lo que vemos de continuo en las noticias de la televisión. Conforme lo escribía me di cuenta de que era mejor que no quedaran testigos😂😉
      Me alegra que te haya gustado y sobretodo que te haya arrancado una sonrisa.
      Un abrazo Sara.

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.