La Cruz

 

cruznevada2

Y siempre que nieva

aparece esa cruz.

Qué gran sensación

la nube se eleva,

da paso a la luz

y a la imaginación.

Tan solo una foto

recoge el instante

del bello recuerdo,

de un lugar remoto

prendido no obstante

en el corazón.

Llegando al acuerdo

de no llorar demasiado

desde la razón,

tan solo ese instante

del todo nevado

para la ocasión.

Tan solo ese instante

del todo callado

para ti, mi amor

 

foto: mi colección. Navacerrada (Madrid). Camino Schmidt

Mezclas

bodega-horiz

No quiero volver a verte nunca más, me engañaste, me usaste y ahora pretendes volver con la mejor de tus falsas sonrisas.

Como aquella con la que cometiste la mayor aberración posible y de la que me hiciste cómplice a traición.

Ni puedo ni quiero volver a verte traidor, que a mis espaldas fuiste capaz de mezclar un “Chateau Canon La Gaffeliere” de 2010 con gaseosa 😡

Trío

trios

La manía de mi hermana de buscarme pareja me hizo quedar a cenar con la hermana de una amiga suya.  La realidad es que no puse pegas, conocía a Paloma de un par de ocasiones y me parecía una mujer muy agradable.

Nos sentamos en el coqueto restaurante elegido y al instante ella sacó su teléfono móvil, un pedazo de Smartphone de última generación que puso sobre la mesa. Apenas habíamos pedido la bebida cuando comenzó a mirarlo en búsqueda de sus mensajes, que consultaba con descaro o con una naturalidad descarada. No sé como definirlo.

A veces sonreía, a veces contestaba mensajes mientras se supone que hablábamos, incluso comenzó a enseñarme fotos, memes y vídeos “superdivertidísimos”. Hubo un momento en el que me cansé de darle conversación y comencé a engullir la cena con tanto descaro como ella tenía con el móvil. De repente me dijo, “bueno y tú que te cuentas” y reconozco que casi me atraganto con un trozo de la deliciosa lubina que estaba tomando. “¿Que qué me cuento?” Pensé “pero si llevo intentando hablar 45 minutos mientras ellas disfruta de sus mensajes”, así que procedí a banalizar la conversación, hasta que ella me cortó para enseñarme un meme “graciosísimo” sobre un político….

Terminados los postres, me dijo: “que sepas que soy una mujer moderna, así que nada de que me invites, dividimos entre dos y listo” y claro uno aguanta, aguanta hasta que no puede más…

Carlos-“Pues no me parece justo”

Paloma-“Gracias pero prefiero que sea así”

C-“No…si lo que no me parece justo es que paguemos entre los dos”

p-“Eres un caballero pero prefiero pagar a pachas… ¿no me entiendes?

C-“A mi lo que me parecería justo es que pagásemos entre los tres”

P-¿Tres, que tres?

C-“Tú, yo y tu móvil, que a fin de cuentas ha sido un comensal más, de hecho has hablado más con él que conmigo”

Unos días después hablé con mi hermana y me dijo que le había caído muy bien a Paloma (que amable) pero que no era su estilo de hombre (uffff que alegría) y me preguntó mi opinión sobre ella en las distancias cortas, a lo que le respondí como un caballero, que Paloma era “encantadora” y sin duda buena gente, pero que no me iban los tríos.

Mi hermana me miró sorprendida…¿ Tríos ?

Pero nunca se lo aclaré…

 

Tablero

image

La dama estaba dispuesta a dar la vida por su rey, en un gesto de gran valor, mientras la soldadesca sufría una lucha en inferioridad. Habían caído las torres del castillo y ya no quedaban caballos que permitieran abrir camino. Para colmo uno de los dos oficiales estaba preso y el otro rodeado por el enemigo, la situación era critica y entonces sucedió… Jaque Mate

La batalla permanente

caballeros

Todos los meses, el señor de Goncourt y el señor de Lafitte batallaban en tierras anexas a sus castillos y posesiones. Eran combates de prestigio y no especialmente bárbaros ya que las bajas eran por fortuna pocas, aunque las secuelas de las batallas eran palpables en forma de amputaciones y heridos.

La costumbre era casi ancestral desde hacía no menos de cien años, incluso tenía unas reglas no habladas, como no guerrear en el día del Señor, o en momentos de extremas inclemencias, respetar la vida de los heridos y entregar a los fallecidos al bando contrario para su sepultura.

En una ocasión Pierre de Goncourt preguntó a su padre, por el motivo de tamaña rivalidad. Pero su padre no supo darle una respuesta concreta.

“Bueno… (dudó), es como una costumbre, una necesidad, una lealtad a nuestro blasón, para aliviar la afrenta de la que fuimos objeto hace mucho tiempo, cuando el abuelo de mi abuelo, fue ofendido por el entonces señor de Lafitte, un malnacido, como todos sus descendientes”

Pero Pierre no se quedó convencido, “¿Y cuál fue esa afrenta, padre?”

“Qué más da, lo importante es borrar del mapa a los Lafitte, sucios bastardos”

“Padre, ¿me estás diciendo que no sabemos por qué combatimos?”

Las palabras de Pierre no cayeron en saco roto y su padre reunió al consejo de Nobles para preguntarles por el verdadero motivo de las peleas. Y sucedió que nadie recordaba a ciencia cierta la causa. Unos hablaron del asesinato del abuelo Goncourt, otros de una cuestión de lindes, incluso de una violación de una doncella de la familia, pero no se pusieron de acuerdo, por lo que el Señor de Goncourt decidió enviar una embajada al Castillo de Lafitte para aclarar la contienda.

El Señor de Lafitte recibió a la comitiva, sin agasajos de ningún tipo, en medio de una tensión palpable.

Ambos señores parlamentaron durante horas mientras daban cuenta de la mejor cosecha del año. Y así, entre copa y copa, ninguno fue capaz de razonar sobre el origen de la contienda, transmitida de padres a hijos durante generaciones.

Por ello, tras dos días de reuniones y ante la ausencia de razones de peso, decidieron poner fin a las luchas con un documento rubricado por ambos que aclaraba cualquier posible disputa sobre lindes y territorios, además de sentar las bases para el inicio de una etapa de intercambios comerciales entre ambos territorios.

Es más, en un ambiente de armonía decidieron casamentar a Pierre hijo del Señor de Goncourt con Isabelle hija del Señor de Lafitte.

Pero a la hora de decidir en qué castillo se celebraría la ceremonia, saltaron de nuevo las diferencias, y como no podía ser de otra forma, ambos Señores junto con sus Nobles, decidieron que la mejor manera de dirimirlo, sería con una nueva batalla en campo abierto.

El vencedor podría celebrar la boda en su castillo.

foto: http://www.historiarum.es/

Sin pudor

autocar

Aquel día de verano de 1945, Emilia sonreía desde la última fila del modesto autocar que la alejaba de su realidad. Atrás quedaban los sufrimientos, la pérdida de su esposo, la lucha por la supervivencia de sus hijos.

Finalizada la guerra, se vio presionada para que contrajera matrimonio con el hermano de su marido. Era la costumbre en el pueblo. Habían pasado siete años y era necesario cerrar las heridas como fuera. Pero ella no podía quererle, era imposible.

Es cierto que él no dirigió el fusilamiento aquel fatídico día de agosto, sin embargo señaló con el dedo, sin ningún pudor, ni siquiera pudor fraternal.

Cazamariposas

cazamariposas-2

Encontré a un hombre pintando el bello paisaje primaveral desde un pequeño montículo. Me acerqué manteniendo una distancia prudente para no distraerle. Nos saludamos fugazmente con un gesto de la cabeza. Tenía su caballete, su paleta, su caja de pinturas, sus pinceles, su silla de tijera y su cazamariposas.

Esto último me sorprendió un poco. Y de repente vi como una mariposa que él había pintado, tomaba vida y salía del pequeño lienzo, echando a volar.

El hombre cogió el cazamariposas pero no pudo capturarla. Y así sucedió una vez más y otra. Hasta que en una cuarta ocasión consiguió por fin capturar a la mariposa huida y con sumo cuidado la rescató del cazamariposas y la depósito suavemente en el lienzo.

Entonces me miró suspirando y encogiéndose de hombros, me guiñó un ojo diciéndome, “Es lo que tiene ser de la escuela realista”.

imagen: http://www.pintodibujos.com/