Fotografías

 

Imagen: Pixabay

Recordar puede llegar a ser duro.

Revisando fotos y más fotos que tenía guardadas mi padre, me he visto en muchas de ellas, de bebé, de niño, de adolescente. Sin embargo, hay un momento en el que ya no aparezco más que en contadas ocasiones. Debió ser cuando ya había emprendido mi propio vuelo.

Hay fotos en las que los mayores del momento, ocupan los puestos de pie al fondo y los jóvenes estamos en primera fila. Me doy cuenta de que la mayoría de esos mayores ya no están y de que los jóvenes de aquel momento ocupamos ahora la parte de pie al fondo y que nuestros hijos y sobrinos ocupan esa primera fila.

Eso significa que en el árbol de la vida hemos escalado posiciones y que será ley de vida que, en unos años, más o menos, nosotros también desaparezcamos y nuestros puestos sean reemplazados por los que son más jóvenes y así una y otra vez, en una hipotética foto vital.

Hoy cuando ocupo junto a mis herman@s y mis prim@s el lugar preponderante de esa foto,  me pregunto ¿quién de la fila de mayores, será el primero en dejar su hueco en la fotografía?

No lo digo en un plano dramático, en absoluto. Sino más bien de “curiosidad realista”. Porque la experiencia demuestra que no hay un orden de edades sino más bien, un orden de circunstancias.

Llega un punto en el que no quiero seguir viendo más fotos, me resulta una labor dolorosa.

Lo retomaré en otro momento, cogeré fuerzas para seguir ordenándolas, para que en el futuro, los más jóvenes que quieran verlas, puedan averiguar quién era quién en la fotografía de su propia vida.

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

34 comentarios en “Fotografías”

  1. Buena reflexión, como dices vamos escalando posiciones y acercándonos al final, aunque antes de que llegue podemos hacer muchas cosas interesantes, como ordenar esas fotos para los “siguientes”. Ojalá yo tuviera algo así de mi familia.
    Un abrazo

    Le gusta a 3 personas

    1. Aunque ese avance de posiciones es natural, nos lleva a momentos especiales de nostalgia al darnos cuenta que hay etapas que ya han pasado definitivamente para nosotros. Ver y ordenar esas fotos es en cierta medida ordenar nuestros recuerdos y eso es positivo siempre.
      Un abrazo Luna.

      Le gusta a 2 personas

  2. En estos tiempos de prisas y de tecnologías, detenerse pacientemente a contemplar el pasado en forma de fotografía, es todo un mérito porque en esas fotos se encuentra tu historia. Ocupar un lugar u otro en la foto es solo cuestión de tiempo. Por eso lo que hay que hacer es aprovecharlo al máximo. Un abrazo Carlos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Bienvenido Miguel, cuanto tiempo sin verte por aquí. Es verdad que esas fotos son la historia familiar que me gustaría mantener y transmitir a los más jóvenes de la familia. El tiempo hay que aprovecharlo siempre a cualquier edad y circunstancia. De esa reflexión se deduce que hay tiempos que no volverán. De ahí viene el querer mantener ese recuerdo tan bello, aunque sea estático como una fotografía.
      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

    1. Esa nostalgia de lo rápido que pasa la vida ha de servirnos para aprovechar al máximo el futuro venidero. Recordar a los que no están puede ser triste pero también muy reivindicativo de ellos mismos, para agradecerles cuanto hicieron por nosotros, como hoy nosotros hacemos “lo que podemos” por nuestros hij@s.
      Un abrazo Paloma.

      Me gusta

  3. Sólo cuestión de tiempo que vayamos cambiando de fila. Entiendo que por ese día abandonaras la tarea de ordenarlas.
    ¿Te cuento mi caso? … una caja grande con todas amontonadas (tan meticulosa o quisquillosa para ciertas cosas y esta labor totalmente abandonada 😊
    Un abrazo, Carlos

    Le gusta a 3 personas

    1. Lo tuve que dejar porque aunque es una labor entretenida, sin embargo es algo cansado emocionalmente hablando. Y empuja a la reflexión y para eso hay días mejores que otros. Las fotos de mi padre están en cajas de zapatos, algunas ordenadas por años, otras no. Te animo a que le dediques algo de tiempo.
      Así que quisquillosa 😉 Un abrazo Úrsula.

      Le gusta a 2 personas

  4. El lado positivo de ver fotos antiguas es que traen recuerdos olvidados y refrescan caras, algunas que igual ya no se pueden contrastar. Que la añoranza sea triste o alegre depende de nuestra actitud y el estado de ánimo del momento, en cualquier caso es un ejercicio que le sienta bien al cerebro y reactiva esas lagunas oscuras que la memoria nos trae sin rostros.

    Saludos Carlos ✋

    Le gusta a 2 personas

    1. Como acabo de decir, aunque es dificil desde el punto de vista emocional, es sin duda muy gratificante. La actitud lo marca todo, somos nosotros quiénes decidimos recordar con una sonrisa o con una lágrima o con las dos cosas a la vez. De hecho creo que es una labor esta de ver fotos antiguas que exige tener un buen estado de ánimo. para refrescar como bien apuntas, esas lagunas familiares que el tiempo nos hace olvidar, pero que permanecen en nuestro propio disco duro: el del recuerdo. Un abrazo JM ✋

      Le gusta a 2 personas

    1. Yo creo que siempre ha habido recuerdos guardados en la cabeza y en el corazón, recuerdos que no se pueden fotografiar porque son vivencias personales. Pero sin duda la fotografía ayuda a poner cara a aquellos que la van perdiendo en nuestro recuerdo por el paso del tiempo.
      Un abrazo Julio

      Le gusta a 1 persona

  5. He experimentado lo que narras, Carlos. Si la intención es ordenarlas es preferible hacerlo solo. Pero si quieres disfrutar los recuerdos es bueno hacerlo junto con los hijos. Se transforma en una grata velada abrigada de emociones, ideal para vivirla cuando afuera arrecia un temporal.
    ¡Abrazos!
    🤗🤗🤗😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo lo quiero compartir con mis hijos pero antes debo poner un poco de orden. Me encanta la idea, pero avanzo poco, porque me asaltan las emociones y el recuerdo de los que ya no están. Pero seguiré con ello para disfrutar en una velada como la que mencionas.
      Un fuerte abrazo Sara

      Le gusta a 1 persona

  6. Muy interesante tu escrito. A mí también me invade una emoción especial cuando contempló fotos familiares. Hay mucho de lo que tú comentas- el tema de los que ya no están- pero en mi caso, me provoca además la curiosa sensación de no ser ya aquella que aparece en la foto… Algo así como “extrañamiento” … Y eso me hace sentir muy, muy rara.. No me reconozco! Cosas del tiempo.
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    1. Comparto contigo esa sensación de extrañamiento. Es obvio que ya no somos los que aparecemos en la foto, los años, la madurez, nos dan otra perspectiva. Y no sólo en el plan puramente físico. Pese a ello yo aún veo mi esencia en ese chaval de las fotos.
      Gracias por tus visitas. Un abrazo Eva.

      Le gusta a 1 persona

  7. En el altillo de uno de mis armarios hay una caja sellada con cinta adhesiva. A veces tengo la tentación de abrirla, pero sé que sería la caja de Pandora de las emociones. Algún día tendré que hacerlo, pero tal vez sea mejor esperar que regrese el verano, el exceso de luz y calor espanta los fantasmas, dicen. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s