Charla de altura

Imagen: Montalleri

A poco de despegar de Barajas, mi vecino de asiento, un señor mayor, me dio conversación. No me apetecía hablar, pero me comporté con educación, siguiendo brevemente la charla. El hombre insistía una y otra vez, hasta que me hice el dormido unos minutos.

Sobrevolando Los Alpes, la vista era fantástica. Me sentía relajado, tranquilo, casi feliz. Pero mi vecino de asiento, insistía en hablarme…

-Que maravilla, verdad, es impresionante.

-Sí, le respondí apenas mirándole a la cara.

-Y qué, ¿una visita a Milán por trabajo o por placer?

-Digamos que es un reencuentro.

-Vaya, eso suena bien … tal vez una antigua historia de amor, le advierto que las italianas son muy fogosas, yo lo sé muy bien, dijo pícaramente.

Entonces, le miré fijamente a los ojos, puse una de mis muecas más raras, levanté una ceja, mientras le decía casi en un susurro….

-En realidad, es un reencuentro conmigo mismo, es como una necesidad. Desde que salí de la cárcel en la que estuve doce años por una “nimiedad”, me propuse viajar y así lo hice, pero por desgracia volví a recaer y digamos que tuve otro “jaleo” y gracias a mi abogado, me internaron en un psiquiátrico durante seis años más. A punto de salir, agredí al director del centro con un candelabro y regresé a la cárcel, pero esta vez pude escaparme gracias a mis contactos con la mafia de la droga y aquí me tiene, rumbo a Milán, para dar un golpe en una joyeria con mis socios italianos.

El hombre se atusó el escaso pelo, resopló e intentó sin éxito separarse apenas unos centímetros de mí. Cogió una de esas revistas de aviones y se concentró en la lectura, aunque me miraba por el rabillo del ojo, con cierta congoja.

A cambio de mi historia fantástica, me liberé del pelmazo y pude seguir disfrutando del vuelo y de las vistas sobre Los Alpes, relajado y tranquilo.

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

50 comentarios en “Charla de altura”

  1. Una estrategia perfecta, jeje… Me ha recordado a un viejo conocido, que para que le dejaran en paz los teleoperadores de Canal Plus les decía que no les interesaba porque él era ciego y su mujer sorda. Un abrazo, compañero!!

    Le gusta a 2 personas

  2. Muy buena estrategia.
    El pollo ahora fardará de que conoce a uno que debe ser primo de Tony Soprano…
    Yo -la verdad- soy mucho más agresivo: les digo que soy Testigo de Jehová y que si quieren, hablamos en ese momento y además, le puedo visitar en su casa luego.

    Le gusta a 2 personas

      1. Gracias, amigo! Si quieres irte por el lado “heavy”, puedes sustituirlo por una mención a tu afiliación a la Cienciología o a Sathya Sai-Baba….Si no te disparan, te libras de ellos.
        Salud!

        Le gusta a 2 personas

  3. Mi prima dice que lo mejor es dar la chapa a la gente en los viajes, o que te la den. Que se conocen muchas y diferentes personas jajajaja. Abrid los corazones y la mente y no os cerréis a un universo lleno jajaja

    Le gusta a 2 personas

Los comentarios están cerrados.