Luces y música

Bajaba de madrugada por la estrecha calle de doble dirección cuando ante mi sorpresa, un coche subía por mi  carril. Nos detuvimos frente a frente. Distinguí que era de la policía local. Me quedé quieto y él conductor del otro coche también. De repente encendió las luces de emergencia del techo que iluminaban secuencialmente la oscuridad de la calle. Así que yo encendí mi aparato de música, porque luces y música se llevan bien.

El policía bajó del coche y me preguntó si le estaba vacilando y yo le respondí que no, pero que molaban las luces. Me dijo con dudosos modales, que apagara la música, cuando comenzó a sonar en mi equipo la canción de Rosendo “Maneras de vivir” y entonces súbitamente le cambió la cara y empezó a tararear la canción como ensimismado.

Al rato se recompuso y gritó apaga eso, coño que es tarde. Y añadió pensativo, “Me encanta Rosendo, que crack, que tiempos…” se volvió a su coche como si buscara algo y salió con una foto suya con Rosendo, por supuesto dedicada. “Con toda mi fuerza para mi amigo Paco Paquete”.

Me quedé sorprendido, “Joder como mola Paco, digo agente o agente Paco”

Chaval no te pases, conmigo, anda márchate, no voy a sancionarte por una puta bombilla fundida”.

Antes de entrar de nuevo en el coche, le pregunté ¿Disculpe agente, está usted bien? y Paco o el agente Paco me respondió “No pienses que estoy muy triste, si no me ves sonreír, es simplemente despiste, maneras de vivir….. Voy aprendiendo el oficio, olvidando el porvenir, me quejo sólo de vicio, maneras de vivir”.

Sorprendido arranqué el coche y me fui. Por el retrovisor vi a Paco imitando que tocaba una guitarra imaginaria….. mientras la voz rasgada de Rosendo nos explicaba cuales son las maneras de vivir.