Sacapuntas

lapiz-y-sacapuntas

El lápiz con el que ella, cada mañana, se lo dibujaba, había desaparecido y también los dibujos. Pensó que era muy extraño y se dio cuenta del silencio que reinaba en su casa. Respiro hondo y no quiso preocuparse.  Pero pasadas unas horas comprendió que también ella había desaparecido.

Hizo un esfuerzo y recordó que la noche anterior le había sacado punta a todos los lapiceros. La medicina tenía efectos en su memoria. Vagamente percibió que habló con ella… pero no recordaba más. En la habitación contigua una enorme mancha de sangre le hubiera indicado cuan punzante estaba la punta del lápiz.

Anuncios

Sorpresa

 

DSC_0198 peqmovilLa chica amenazaba con saltar del balcón, la gente se arremolinaba debajo hasta que llegó la policía y cercó la zona mientras expertos en estas lides analizaban la situación.

“¡¡No te tires!!” decían algunos, “¿qué te pasa?” preguntaban otros. La chica estaba inmóvil, como petrificada, puede que esperando el momento de saltar, puede que intentando salir del atolladero sin un rasguño. 

Un par de policías alcanzaron el balcón desde el piso…

-“Escucha por favor, dedícanos unos minutos” le dijeron

-“No me gustan las sorpresas, nunca me han gustado” respondió la chica

Los policías no entendieron el sentido de su frase” ¿a que te refieres?”

Y la chica se lo aclaró: “No quiero que la muerte me sorprenda, por eso quiero adelantarme yo”.

Traición (es)

amor-gloria-traicion

Me preocupaba su tono de voz por lo que acudí presta a la cafetería. La cara lánguida y triste de mi hermana Elena, me indicó que su voz no era más que el reflejo de su estado.  Me contó las sospechas de que Daniel, su pareja, tenía una aventura, que estaba con otra mujer.  Los gestos diferentes, las rutinas cambiadas, el olor de su ropa, el distanciamiento, la falta de diálogo, todo lo indicaba.  Y comenzó a llorar.  Le tendí la mano, le pregunté si no sería tan solo una confusión, una casualidad que tuviera explicación, a fin de cuentas Daniel estaba al borde de los cuarenta y algunos hombres necesitaban reafirmarse. 

Me dijo que no, que estaba segura.  Nos despedimos con un fuerte abrazo y me preguntó si podría hablar con Daniel, ya que yo tenía muy buena relación con él, simplemente para intentar saber qué le estaba sucediendo, ya que el diálogo entre ellos estaba roto. 

Le dije que por supuesto, y así lo hice nada más salir de la cafetería.  Cogí el móvil y llamé a un número que me sabía de memoria:  “Daniel, he estado hablando con Elena,  me ha dicho que cree que tienes una aventura, pero no parece que sospeche de lo nuestro.  Debemos andarnos con cuidado”.

 

Posado

IMG_20160428_190814Le busqué y le encontré. El mismo que conocí hacía unos meses. Allí estaba, tal vez esperándome con una profesionalidad digna de un actor. Y con una enorme paciencia con este visitante…

IMG_20160428_190729Y se lo agradecí con mis fotos. Al despedirme de él, le dí las gracias pero no me contestó, reconozco que no es muy hablador, pero sin duda es un crack.

Puerta


imageTodos pasaron de largo, yo iba rezagado y en un cruce la encontré y me salí del camino para contemplarla. ¿Qué hacía una puerta ahí, en pleno monte? Probablemente sería un almacén de madera o de utensilios diversos. Ni idea. Por supuesto no intenté abrirla. Tal vez era una puerta hacia un mundo misterioso ¿Por qué no? O tal vez era una puerta hacia el futuro o hacia el recuerdo.  De repente escuché mi nombre, coreado por mis compañeros. Me había ensimismado tanto que estuve veinte minutos con mis pensamientos. Y al final me llevé la puerta a través de la fotografía. Supongo que detrás de ella no habría ningún mundo encantado, o ¿tal vez sí?

Apps

zapatofonoMe encanta la nueva aplicación que está haciendo furor entre jóvenes y no tan jóvenes.  Hay incluso quedadas tumultuosas y gente que va por la calle como posesa con los ojos puestos solo en su Smartphone en búsqueda de la presa por cazar.  Ha sido una idea fantástica y debo reconocer que me ha enganchado.  Hasta ahora las piezas más importantes que he conseguido cazar son  “El arte de amar” de Erich Fromm, “León el africano” de Amin Maalouf, “El nombre del viento” de Patrick Rothfuss y la última trilogía de Santiago Posteguillo sobre Trajano.  Luego una vez cazados, me los puedo descargar legalmente a un justo precio en formato e-book.  Eso sí, debo tener cuidado cuando los busco por las calles, ha habido casos de gente que se ha metido en un cuartelillo o en una finca de toros, incluso ha habido algún atropello. Wow…como avanzan las aplicaciones.

Manta


ambulantes playaDisfrutando de la sombra más que del sol, vi como ese gigantón de color caminaba penosamente por la arena de la playa cargando dos macutos considerables repletos un poco de todo.  Se detuvo en una sombrilla familiar y mostró unos pareos. Ignoro si vendió algo, pero a los pocos minutos se levantó atendiendo al reclamo de otros turistas a los que mostró de nuevo pareos y gafas de sol.  De repente un potente silbido le hizo entrar en alerta, recogió todo velozmente y salió corriendo mientras en la lejanía se veía un todo terreno de la policía municipal.  Al pasar a mi lado tropezó volcándosele parte del contenido de uno de los macutos. Instintivamente se puso a recogerlo frenéticamente y yo de manera también instintiva le ayude a guardarlo todo.  Cruzamos la mirada y vi tristeza en sus ojos. Y entonces me dijo “gracias amigo” y yo le respondí “mucha suerte” 
y le ofrecí una botella de agua.  Serio y cabizbajo la aceptó. Y se fue todo lo rápido que su carga le permitió.