Juicio rápido

Flanagan´s Village, la tienda de Mr Manhill ha sido robada. Los ladrones se han llevado cerca de 400 libras. En la escena del delito ha aparecido un ojo de cristal propiedad de Dexter Brezinsky vecino de Mr. Manhill y a la sazón sospechoso principal.

Abogado acusador (AA): ¿no es menos cierto que le pidieron que cuidara la tienda en la ausencia de Mr Manhill?

Dexter el acusado (DB): no es así, Mr Manhill solo me pidió que le echara un ojo a su tienda

AA: ¿y acaso eso no es lo mismo?

DB: no es lo mismo, mire yo soy tuerto y si le echaba un ojo a la tienda temía perder el ojo bueno.

AA: Mr.Brezinsky ¿está usted tomando el pelo al tribunal?

DB: no por dios, nada más lejos de mi intención, Mr.Manhill me pidió que echara un ojo y lo hice, me quité el ojo de cristal y lo eché en la tienda, no he hecho nada malo.

AA: por favor, ¿quiere hacernos creer que usted no tiene nada que ver con el robo de la tienda y que la aparición de su ojo de cristal, en la escena del crimen, responde solo a una orden de Mr.Manhill?

Abogado defensor (AD): protesto señoría, el abogado está sacando conclusiones.

Juez: se admite la protesta

AA: Señoría de momento no tengo más preguntas

AD: Mr.Brezinsky,describa su situación ocular pasada y presente, por favor

DB: hasta hace un mes tenía un ojo sano y otro de cristal, era tuerto. Ahora tengo un ojo sano pero el de cristal lo empleé en echar un ojo a la tienda de Mr.Manhill, tal y como él me pidió.

AD: en otras palabras Mr.Brezinsky, usted obedeció al pie de la letra la instrucción de Mr.Manhill, ¿cierto?

DB: así fue, lo juro, eché un ojo a la tienda, eso fue todo.

El juicio duró dos horas más que no voy a relatar aquí. Finalmente Dexter fue declarado “no culpable” del robo de la tienda de Mr.Manhill. La policía le devolvió su ojo de cristal. A falta de más pruebas y sospechosos se cerró el caso.

Foto: http://www.dailymail.co.uk

Anuncios

La enredadera

Te conocí una tarde de invierno. No le diste tiempo al tiempo, ni tampoco a mí. 

Yo soy más lento y te lo dije. Tú fuiste más rápida y me lo demostraste.

Trepaste por mis emociones, pegada a mis sentimientos como una enredadera, demasiado cerca, demasiado apretada.

Yo sentía tanto placer como agobio.

Intenté alejarte, pero no pude, por lo que no tuve más remedio que podar tus formas.

Te enfadaste, pero ahora ya puedo respirar de nuevo.

 

Relatos de tres líneas – 2

SOL
Amor, eres el sol que ilumina mis días
tanto lo haces y tanto me das,
que a menudo necesito protección solar


PÉRDIDA
He perdido la ilusión,
se me cayó por la borda
y terminó ahogándose


PICORES
Diminuto tren de juguete
que se arrastra por el suelo,
ferrocarril de orugas


COLORES
Vivas tonalidades de mi ilusión en tiempos infantiles,
sueños guardados con cuidado
en cajas de lápices de colores


FANTASMA
Te convertiste en fantasma,
intentabas asustarme
hasta que te usé de sábana bajera


Mas relatos de tres líneas en:

https://tieneshora.wordpress.com/relatos-de-tres-lineas-i/

Cien palabras

Serán solo cien palabras las que necesite para despedirme o tal vez menos.

Mi innegable locuacidad puede verse ahora en entredicho, porque es precisamente ahora, cuando debo elegir las palabras que expresen exactamente mis sentimientos.

Y eso no es tarea fácil a las puertas de mi viaje.

¿Qué decir sin herir, sin llorar, sin compadecer?

¿Qué verdades ocultar y cuales confesar?

Quizás lo mejor no sea buscar palabras, sino emociones, y tal vez una mirada y una sonrisa me ayuden a comprender mejor el pulso de mi vida, ahora que se está apagando.

 

Literal

Las ventas de Industrias Tavistock habían caído en picado, en parte por la enorme competencia desatada y en parte por la inoperancia del equipo de ventas.

John Thompson el veterano y aguerrido responsable de gestión del talento se comprometió a buscar nuevos candidatos que impulsaran las diferentes áreas comerciales.

Pasados apenas tres meses, los malos resultados llevaron a bramar al director general, que la empresa necesitaba sangre nueva, así que John presa de los nervios, se acercó a la sala donde se iban a celebrar las pruebas de selección y comenzó a acuchillar a los candidatos.

Y la sangre nueva se derramó por el suelo de la estancia.

 

viñeta: http://destinonegocio.com

El impulso

El corazón se detuvo un instante junto a mi respiración.

Acababa de llegar y su presencia más intuida que vista, recuperó mis latidos y el aliento de otra persona más joven, más insegura e impulsiva, un desbordado sentimiento por saberlo todo de esa entropía apenas mencionada.

Cualquier comentario, cualquier excusa, un post-it con mi extensión y teléfono particular. Ahí queda: nada queda porque nada hay. Sólo la admiración de su presencia, en su forma de caminar, desde su voz y palabras, por la risa que aprecio en aún pocos y breves momentos y cruzados que quisiera detener y prolongar.

El corazón y la mente, generalmente indiferentes, caen por un tobogán hacia lo desconocido, otra vez solos y aventureros, locos y asustados, en un irrefrenable espejismo plagado de áridas realidades y certezas de lo imposible, lo que no puede ser no puede ser y además es …

Apenas puedo retener su cara en mi pensamiento, su olor aspirado se escapa como el agua entre los dedos. Los días pasan y nada ocurre, ni debe ocurrir.

Pero me sigo sorprendiendo como una loca adolescente a mis años, mientras pugno por mantener una distancia suficiente mutuamente digna y respetuosa.

Total ¿Quién soy yo para irrumpir/interferir en la vida de nadie? ¿Quién es él salvo un perfecto desconocido? Y a pesar de ser consciente de mis limitaciones y carencias, quiero transgredirlos antes de que la vida pase y sea otra vez tarde y de nuevo nunca.

autora: RiverSue        http://riversueside.blogspot.com.es


Foto: Hope 1886 George Frederic Watts   http://www.tate.org.uk/art/work/N01640

Primavierno

La primavera visitó el invierno hace unas semanas. Lo suficiente para que los almendros floreciesen.

Y claro, el invierno ha devuelto con cortesía la visita, al inicio de la primavera. Lo suficiente para que los almendros pierdan sus flores.

Hace apenas unos días, mientras se hacía el café y después de tomarme mi medicación para la alergia primaveral, corrí la cortina de la terraza y me llevé esta sorpresa.

Más allá de lo anecdótico, la naturaleza sigue su ritmo a veces alocado pero seguro que lógico.

Ya lo dijo Aristóteles “La naturaleza no hace nada en vano”.

Creo que deberíamos tenerlo muy en cuenta…