Arenga

Imagen: Montalleri

 

Compañeros y compañeras: de vosotros depende el prestigio de la institución. De vuestro esfuerzo y trabajo. De vuestra dedicación y valor. Sé que es duro, pero es vuestro deber.

En apenas una hora, se abrirán las puertas del centro comercial y hordas de compradores comenzarán a utilizaros. Me consta que no todos harán buen uso. Por fortuna la mayoría será prudente con vosotros, pero habrá excepciones como siempre.

Mujeres y hombres, que os llenarán a rebosar y os someterán a una prueba de resistencia enorme. Otros os conducirán sin medición ni control, por no hablar de los niños y niñas para los que seréis un juguete ante la permisividad de los padres.

Pero es entonces, en las condiciones más adversas, cuando habréis de comportaros con toda vuestra valentía y fuerza. Tendréis que rodar con dignidad, evitando escoraros a izquierda o derecha.

Sé que no todos superaréis la prueba, pero habéis de saber que no estáis solos y que, si sufrís daños, seréis reparados por el servicio de mantenimiento, bajo mi propia supervisión.

Estad pues tranquilos y salir al centro comercial conscientes de vuestra labor, de vuestro momento.

Y pensad que ese momento no es de quiénes os empujan, sino de vosotros mismos.

Compañeros y compañeras…

-¿Estáis conmigo?

-Síiiiiiiiiiii

-¿Vais a mostrar vuestra valía?

-Síiiiiiiiiiii

Ánimo valientes, el destino está aún por escribir y en él nos esperan páginas gloriosas.

Suerte y que lo rodéis bien.

Nos vemos en dieciséis horas.

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

28 comentarios en “Arenga”

  1. Si tuviesen un blog, ¡qué de historias nos contarían después de cada jornada mientras realizan su mantención! ¡Estupenda arenga! Quizás sería una buena idea para mejorar rendimientos que hubiese un arengador en cada lugar de trabajo, ¿verdad?
    Buen fin de semana, Carlos. ¡Un abrazo!

    Le gusta a 3 personas

    1. ¿Y quién te dice que los carritos no tengan un blog en WordPress? 😂😂 En estos tiempos todo es posible, bueno, casi todo… Lo de la arenga no lo tengo muy claro, ahora se motiva más bien con gestión del talento y esas novedades que se han sacado de la manga.
      Un abrazo Sara y buen finde.

      Le gusta a 3 personas

    1. Pues ya ves lo que piensa el líder de los carritos 😉 Además a los niños les gusta eso de “llevar” el carrito, aunque siempre con cuidado. Pero alusiones aparte, hay casos excepcionales. Recuerdo una vez como un niño le dió un “carritazo” a una señora a la que literalmente atropelló. No veas la que se montó. Un abrazo y a por el finde.

      Le gusta a 2 personas

      1. Lo mío va más porque meto a los dos pequeños dentro, luego salen, vuelven a entrar, a salir, se cuelgan de los laterales… En el eroski de al lado de mi casa han puesto carritos pequeños de juguete, esos los manejan mejor y o hay accidentes. 🙂

        Le gusta a 1 persona

  2. Lo preocupante es que vienen a sustituir con su plástico indestructible a sus abuelos metálicos, que eran acusados de ser muy ruidosos, “frios” y fácilmente reciclables…Sospecho que es una venganza ecológica por los millones de bolsas plásticas que no nos cobraron hace años.
    Mundo cane!
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Ayyyy sus abuelos metálicos. Se supone (solo se supone) que todo avanza. Creo que estos carritos mantienen cierta armazón metálica, pero tienen demasiado plástico. Lo de la venganza ecológica no lo había pensado y me parece muy original.
      Un abrazo y buen finde.

      Me gusta

  3. Lo de los carritos y las compras en las grandes superficies es para estudiarse con verdadero detenimiento. Yo alucino con lo que compra la gente. Cada carrito es el espejo de su portador y sus costumbres, sin duda.
    Me hiciste reír porque así estamos y vivimos hoy día…en una carrera diaria.

    Le gusta a 1 persona

  4. “Imaginad donde querréis estar y se hará realidad. Si os veis cabalgando solos por verdes prados, el rostro bañado por el sol, que no os cause temor. Estaréis en el Elíseo y ya habréis muerto. ¡Hermanos! Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad” Si hay que elegir cómo afrontar las batallas de cada día, ¡yo también prefiero la épica! 😀
    Me ha encantado, Carlos. Abrazos

    Le gusta a 1 persona

  5. Pues espero que no estudien mi carro un viernes a las cuatro y media de la tarde, tras un desayuno a las siete de la mañana y sin comer todavía… Aunque intento evitarlo por todos los medios siempre se deja caer en el carro algo que no debiera, chocolate, cacahuetes, bombones… todo lo que no debo, pero ¿quien engaña al hambre?
    Muy bueno, Carlos, tienes el don crear relatos sobre las cosas cotidianas como pocos.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Todos, Estrella, tod@s llenamos el carrito con algo que no es necesario. Digamos que eso es la esencia de las grandes compras, ¿no te parece? 😉😂 Ahora bien, hacer la compra un viernes a las 16:30 y sin haber comido no debe ser sano. Luego llegas a casa como una lima… No creo que tenga ese don, lo que pasa es que hago muchas fotos de cualquier cosa que me llame la atención, incluso de unos humildes carritos en el Carrefour y luego, a veces, a partir de la foto, se desata mi imaginación.
      Un abrazo Estrella y gracias por tus visitas.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.