Malena

Imagen: Montalleri

Ni yo tenía que estar allí, ni tú tampoco tenías que estar allí.

Pero en verdad, estuvimos en el momento exacto para cruzar nuestras vidas. Dan igual las causas de esa coincidencia, las cosas sucedieron así y no hay que buscar más explicaciones.

No recuerdo como entablamos conversación, pero no olvido como me impresionaron tus ojos y tu acento y esa coletilla de “viste” que le ponías a todo. Al principio creíste que me reía de ti, nada más lejos de la realidad. Te lo aclaré.

También tú me llamaste “gallego” y también te hacía gracia mi castellano tan peculiar. Y me explicaste lo que era un quilombo y la guita y el laburo, incluso la pollera y nos reímos del distinto significado del verbo coger en tu español y en el mío.

Y me encantó tu nombre: Malena.

Y hablamos y hablamos. Ni tú ni yo teníamos que estar allí, pero lo estábamos. Un tercer país, ni el tuyo ni el mío. Te defendías muy bien en  inglés, mejor que yo, aunque yo le echaba más morro que tú.

Y una cosa llevó a otra. Y cuando decidimos que la vida nos estaba dando una oportunidad, decidimos aprovecharla. Y yo llamé a mi empresa para decirles que me quedaría tres días más y cambié mi billete de vuelta. Y tú resolviste tus cuestiones familiares que te habían llevado tan lejos de tu patria.

Malena.

Ambos sabíamos que todo sería efímero, pero apostamos por llevarnos el recuerdo de nuestra relación tan imprevista como apasionada.

Han pasado unos años y te recuerdo Malena y además siempre lo hago con una sonrisa. ¿Y sabes qué? Estoy seguro que tú también me recuerdas con cariño.

Y es curioso porque el domingo me acordé de ti, me vino como un halo de ti, un viento fresco, tal vez un olor, no lo sé.

Y es curioso también, porque apenas una hora después me sorprendí, cuando fondeado en la Bahía de Santander, ví un carguero y cuando lo rodeamos, leí su nombre “Malena”. No lo podía creer y mostré la más amplia de mis sonrisas, la más sincera, la que tanto te gustaba.

Malena.

Y sigues ahí, en un costado de mi corazón.

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

50 comentarios en “Malena”

  1. Me ha gustado tu historia. Hay recuerdos pasados que se guardan en un lugar privilegiado del corazón y la casualidad a veces hace que esos bonitos momentos vividos, vuelvan a resurgir en nosotros. Un 🤗abrazo amigo.😊

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy bonita historia (¿a que soy la mar de original y me desmarco del resto de comentarios…?), pero sí, hermosa y evocadora. Vivir las cosas, sentir, aprovechar las oportunidades, como dices. Sí que voy a decir una cosa que nadie ha dicho aquí, un vocablo: lunfardo. Es un argot argentino nacido en ambientes portuarios y también relacionados con los bajos fondos, el contrabando, etc. etc. En Mar del Plata, creo recordar. De él provienen muchas palabras y expresiones, como guita y alguna más que nombras. La gente no sospecha la enorme influencia del lunfardo en el castellano coloquial. Descubrí esto hace unos cuantos años y me interesó muchísimo. Incluso hay diccionarios con equivalencias, etc.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hay situaciones que solo pasan una vez, depende de nosotros coger ese tren y salir de nuestra zona de confort.
      Ni idea del lunfardo, interesantísimo tu comentario. De hecho he leido que muchas letras de tango se basaron en el lunfardo como mezcla de expresiones de distintas lenguas de emigrantes.
      Gracias por tu aportación.
      Un abrazo.

      Me gusta

      1. Yo también aluciné con lo del lunfardo, y no es para menos. La cantidad de expresiones que usamos en el día a día y provienen de él es absolutamente pasmosa. No tenía ni idea, todo nació de un contacto que tuve en una web con una chica argentina, me empezó a hablar en ese dialecto en plan de broma, y me explicó un poco… (Me ponía frases incomprensibles y difíciles para retarme, jajaja). Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      1. Tal cual lo decis, o como escribi alguna vez en el blog: “(…) A veces pasamos por alguien, a veces alguien nos pasa.
        Y así transitamos por la vida, dejando nuestra huellita, nuestra esencia.
        Y así transitan por nuestra vida, dejando un pedacito de ellos, aquellos que por algún motivo se cruzaron con nosotros.
        Algunos se quedan, otros se van.
        Están aquellos que están en nuestros días, otros, en nuestras vidas. De pasada, de a ratos.
        Otros se quedan aunque se hayan ido, muy adentro, en un rinconcito guardado por ahí, son aquellos que se quedan para siempre. No importa cómo ni donde, se quedan allí y de vez en cuando un recuerdo en forma de melancolía se asoma para hacernos recordar.”

        Y así transitamos por la vida, cruzándonos con gente que estábamos destinados a

        Le gusta a 1 persona

    1. El tiempo es un invento humano y los recuerdos son emociones y sentimientos que nos ayudan a seguir adelante. Tanto si son buenos como en este caso de Malena, como si no lo son, siempre nos ayudan a conformar mejor nuestro día a día, Un abrazo bien grande Úrsula.

      Le gusta a 1 persona

    1. La aventura es lo contrario de la atadura. Lo peor es cuando tu vida se transforma en atadura. Deshacer el nudo es complicado. Sin embargo el recuerdo de momentos puntuales permanece siempre aún sabiendo que son solo eso… momentos puntuales. Una abraçada, Lidia.

      Le gusta a 1 persona

  3. Muy bonito, me gusta mucho como haces referencia a su nombre y le das tanta importancia al sonido que conforma cada letra de su nombre, se lo que se siente… cuando un nombre deja de convertirse en simplemente un nombre y trasciende a algo más…. Te invito a que leas mi blog, creo que tal vez te puede gustar por la forma en la que escribes.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s