Barro

Imagen: Pixabay

Por fin llegó el viernes y Pablo nos presentó a la mujer de su vida. Hasta ahi todo normal, si no fuera porque Pablo nos presenta cada seis meses a la mujer de su vida.  

La velada fue agradable y no quise hacer ninguna pregunta complicada. No por un exceso de amabilidad, sino porque no me apetecía escuchar algunas posibles respuestas que ya conocía de otras ocasiones.

Pablo moldeaba su vida como el barro, olvidando que con frecuencia, el valor de una vasija suele estar en su contenido.

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

27 comentarios en “Barro”

  1. Y olvidaba que las imperfecciones también son parte de la belleza. Quizás perseguía un ideal inalcanzable y, al mismo tiempo, era incapaz de remodelarse a sí mismo. Algo no andaba bien por ahí, en la vida de Pablo.
    ¡Un gran abrazo, amigo!

    Le gusta a 2 personas

    1. Totalmente de acuerdo Sara, esas vasijas de barro tienen imperfecciones que como tales, las hacen únicas y eso es también belleza. Ciertamente ese continuo afán de remodelar la vida, muestra otro tipo de problemas de más calado para Pablo. Otro abrazo amiga y buen inicio del finde.

      Le gusta a 1 persona

    1. De ahí el párrafo final del texto. Cuantas veces lo verdaderamente valioso está en el interior de la vasija (en términos metafóricos, o no). Eso si, es preciso saber valorarlo. Y la volubilidad del protagonista no parece ser la mejor forma. Un abrazo Estrella y a por el viernes.

      Le gusta a 2 personas

  2. Ja ja ja, buenísimo el primer párrafo. Moldear la vida propia es loable, y hasta deseable y necesario. Lo malo, como dicen, es intentar moldear la de los demás. Lo malo quizá también puede ser deshacer esa forma que está ahí girando en el torno, de un manotazo, y vuelta a empezar con excesiva frecuencia. Pero cada uno hace lo que quiere. Buena reflexión, continente y contenido. Buena reflexión sobre la búsqueda de la felicidad. Abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Así es, lo nuestro vale, pero la vida de otros no debe moldearse mucho, eso acaba saliendo mal seguro. Es curioso lo que planteas, en efecto al igual que el alfarero, parece que Pablo también decide terminar con una “vasija” e iniciarse de inmediato con otra. Seguro que esa inconsistencia no le lleva a la felicidad.
      Un abrazo y buen finde

      Le gusta a 2 personas

    1. Jajajaja entonces es una especie de latin lover. tienes razón, que le vamos a hacer. Pero de vez en cuando es bueno serenarse y comprender el camino que debemos andar. Tal vez eso se aprende con los años.
      Un gran abrazo y buen finde ¡¡¡

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s