Decisiones

Abrió los ojos en medio de un fuerte dolor de cabeza. El despertador marcaba las once de la mañana. ¿Cómo era posible que hubiera dormido solo cuatro horas? La reunión de amigos del viernes terminó cerca de las siete de la mañana y Pablo cayó rendido en la cama. El dolor de cabeza era en realidad una profunda resaca.

Penosamente Pablo se levantó de la cama. El salón apestaba a tabaco y a otros olores indeterminados. Estaba lamentable, vasos, botellas, ceniceros, sillas volcadas, platos con restos de comida, manchas sobre la alfombra…

La cocina no presentaba mejor aspecto y todo eso habría que limpiarlo hoy… que espantosa pereza. Entonces se fijó en el reloj de la cocina que también era calendario.

No. No había dormido cuatro horas sino veintiocho horas seguidas. Eran las once de la mañana del domingo. Eso pareció tranquilizarle. 

Desde que Laura se marchó de casa, su vida había dado un giro peligroso hacia la permanente dejadez en todos los ámbitos. Aún recordaba la última vez que se vieron hacía apenas un mes, en la cafetería de la esquina:

– Tienes que decidir que va a ser de tu vida Pablo, yo estoy dispuesta a ayudarte, pero la decisión es tuya.
– No quiero decidir nada, no quiero cambiar nada, estoy bien así.
– Bien Pablo, veo que ya has decidido, porque no decidir es en si misma la peor de las decisiones que podías tomar, allá tú.

Maldita idiota pensó Pablo, mientras el corazón latía intensamente en sus sienes, siempre estaba dándole instrucciones.

Y acto seguido, comenzó a buscar la cafetera escondida tras una maraña de botellas, platos y desperdicios.


Imagen: https://pixabay.com/es/

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

41 comentarios en “Decisiones”

    1. Recuerdas eso de “consejos tengo que para mi no vendo”. Ni más ni menos. Y eso está siempre actualizado. Yo creo que en este micro Laura tiene buena intención, pero el prota está en pleno proceso de reconocimiento de lo que le sucede. Supongo que eso de “hasta que la mirada le coma” es en realidad “hasta que la mierda le coma”🙄 es lo que tiene hablar idiomas que hasta eso lo entiendo😉 Lo malo es que la mierda come terreno con mucha facilidad. Un abrazo Margui

      Le gusta a 2 personas

      1. Claro que tenía buenas intenciones. De lo que no se daba cuenta es que él con ella no quería seguir siendo. La mierda lleva más velocidad que la felicidad… hay que ponerla al ralentí y dejarla distraída 😴😴😴
        Besos Csrlos 💋💋💋

        Le gusta a 1 persona

  1. -A veces las peores decisiones se convierten en las mejores historias – nunca se sabe. Tambien a veces el tiempo todo se arregla sin nuestra intervención. A veces hay que tocar el fondo para tomar la decisión. Hay un montón del ” a veces”…es decir que tu Pablo tiene que decidir el mismo’¡ Otra vez…decidir! ! Malditas decisiones!

    Le gusta a 2 personas

    1. En eso tienes razón, las decisiones marcarán el devenir futuro y no es algo matemático el acertar o no, puede que lo que parezca malo, a la larga puede ser beneficioso. Lo importante es que lo que se haga, sea con convicción y sentido común. Y si es con un poco de acierto en la decisión, aún mejor. Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  2. Es Pablo el que tiene que decidir sobre su propia vida, pero tiene que hacerlo cuanto antes. Coger el toro por los cuernos es difícil pero a veces no hay mejor opción si se quiere salir del bache. Has tocado un tema que conozco. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  3. La negación del problema es el primer síntoma de la seriedad del mismo. El Pablo este puedo ser yo mismo, si no fuera por la resaca, eso, al menos, lo tengo superado 🙂
    Buen relato reflexivo de a donde podemos llegar si no ponemos de nuestra parte y rechazamos la ayuda.
    Saludos Carlos

    Le gusta a 2 personas

    1. Creo que en algún momento muchos hemos tenido algo de este Pablo. Reconocer nuestras debilidades o errores no es sencillo, pero es el único camino posible para recuperarse. Y si además contamos con la ayuda de alguien cercano, es una suerte que hemos de apreciar. Un abrazo JM.

      Le gusta a 2 personas

  4. Me ha dado cierta envidia eso de dormir 28 horas seguidas. Me encantaría hacer eso en estos momentos, jeje… Tomar decisiones a menudo es difícil, pero hay que hacerlo, de lo contrario tu vida puede convertirse en un caos como le ocurrió a tu personaje. Como ves, conseguí sacar un rato para pasarne por la blogosfera 😉. Un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

  5. Esta historia me ha recordado a un buen amigo mío cuando se separó. Tenía la casa tal cual y toda esa mierda tambien se reflejaba en él nada más verlo. Estaba tan echo polvo que creiamos que no lo superaría. No todas las personas van al ritmo, algunas despiertan antes otras despues. Lo importante es poder salir del fango y volver a rehacer la vida. Y sí, los consejos en boca de la persona que te deja, sobran y caen como el ojete.

    besos, Carlos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es que el post se ha basado en una historia verdadera si bien con algunos matices. El dolor cada uno lo sufre y lo lleva a su manera. No hay una pauta estándar en estos asuntos del corazón y mejor así, porque las emociones no deben ceñirse a esquemas. Lo de los consejos, puede ser una ayuda o puede convertirse en un problema que acreciente la situación, pero es cierto que recibidos de quién te acaba de dejar, dudo que sea lo más apropiado y práctico. Un abrazo Mukali y buen fin de semana.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s