La mano arácnida

arana-en-mano_5152Desde aquél minúsculo cuarto se oía la música de la fiesta, su familia y los vecinos celebraban la victoria de su equipo bailando y bebiendo.  El calor era intenso, la humedad  asfixiante.

En el cuarto una sola persona pero dos entes propios.  Él y la araña que le seguía a todas partes y con la que hablaba a menudo, mientras movía sus propios dedos como si fueran las patas del arácnido en una simbiosis perfecta con su mano.

Habían pasado ya cuatro años desde que el desamor de una mujer, la sinrazón de un galeno y la intolerancia familiar, le postraron allí como un loco.  De repente su sobrino dijo, “le llevamos una copa al tío Marcelo” y alguien contestó, “no, que se la bebe la araña”.  Todos rieron la gracia, la música se intensificó junto a bailes, cánticos y banderas al viento.

Marcelo en su cuarto pensó que era el momento preciso. Había cogido una afilada cuchilla de afeitar del baño. Y con ella, comenzó a cortar las patas de la araña. No sintió placer, tampoco dolor, tan solo le embargaba la sensación de que era necesario terminar con ella de una vez.  Y lo hizo.


 Texto original publicado octubre 2016

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

49 comentarios en “La mano arácnida”

  1. Pues si no he leído mal, la araña le estaba postrando y quitársela de encima me parece la mejor opción … eso sí se paso un poco con la cuchilla de afeitar aunque igual si hubiera estado bien la hubiera hecho desaparecer de otro modo, ¿no?
    Estar mal es horroroso, digo yo!
    Buen finde, Carlos

    Le gusta a 2 personas

      1. Lo bueno de esto, es que cada uno interpreta a su manera un mismo texto. A mi eso me parece sumamente enriquecedor para expresar mejor las emociones. No te preocupes Úrsula, lo mismo me ha sucedido a mí en otros blogs y además debe primar la interpretación libre.
        Un abrazo.

        Le gusta a 2 personas

    1. Así es Lidia. Su “araña” desapareció, cortándole las patas. Te confieso que cuando escribí este relato, me recorrió un escalofrío imaginando la escena de esa simbiosis entre las patas y sus propios dedos. La soledad de Marcelo unida a su estado y a la incomprensión. Un cocktail triste. Un abracada.

      Le gusta a 3 personas

  2. Tu relato me ha recordado la sensación que tuve hace un tiempo al escribir un poema que hablaba de la soledad:
    “Soledad, mi amiga íntima,
    compañera inseparable de mi vida
    enroscada en mí, serpiente fría,
    no quiero sentirte mía”
    Hablaba de una serpiente que se enroscaba a mí y de la que me quería librar… La soledad que sentía Marcelo se apoderó de él para siempre, mientras los demás disfrutaban de la fiesta. Triste destino.
    Muy buen relato, Carlos y dramático.
    Un abrazo.

    Le gusta a 4 personas

    1. Precioso poema de soledad. Creo que es algo que nunca queremos sentir como nuestra. Para Marcelo, quizás fue primero la soledad y luego la locura o quizás fue al revés, depende del contexto. Su destino estaba escrito hace tiempo. Me alegra que te haya gustado, un abrazo Estrella.

      Le gusta a 2 personas

  3. Oh, coincido con Mayte, es angustioso. Me parece buenísimo el detalle del comentario de la copa que se bebería la araña. El contraste de la fiesta y las risas con la oscuridad (mental) de Marcelo… muy bueno, sí señor.
    Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

    1. Como todos los relatos pueden coexistir dos lecturas, en este caso desde el punto de vista de Marcelo o desde el punto de vista de la familia. Es complejo gestionar estas situaciones sin caer en la desesperanza compartida entre todos aunque por motivos diferentes. En este caso la incertidumbre termina cuando Marcelo decide poner fin a la araña que representa todo cuanto le atormenta y sin embargo le da vida. Un abrazo Margui.

      Le gusta a 3 personas

      1. Así lo entendí y es un pensamiento certero. La familia lo sufre en primera persona y con no poca intensidad. Tal vez en este micro, la familia no está del todo a la altura de las circunstancias o tal vez ha sobrepasado el umbral de la desesperanza. Otro abrazo.

        Le gusta a 3 personas

      2. Mmm cuando sobrepasas niveles, hay más odio e impotencia que otra cosa. Enfado por no querer poner soluciones. Risas o bromas hay pocas o ninguna… será familia lejana jaja, de los que se van después del café y hasta el próximo cumple 😊😊😊😊

        Le gusta a 2 personas

  4. Bien desarrollado, Carlos. En mi vida se han entrecruzado diversas personas con trastorno bipolar y alucinaciones (mi propia pareja, hace muchos años). Ver que alguien se cree un árbol (y permanece inmóvil durante horas y horas) o un perro (y ladra y muerde a todo extraño -de hecho, mi cuento de “El hormiguero”, cuyo título creo recordar que comparto con otro tuyo, narra hechos totalmente reales ) o un secuestrado por ETA (y permanece escondido bajo la cama temblando) es muy, pero que muy difícil de sobrellevar. El humor negro puede servir de espita para descargar tensión y dolor. Un abrazo.

    Le gusta a 4 personas

    1. Estas enfermedades son crueles y dificiles de llevar, primero para el afectado, después para la familia y el entorno, cuesta mucho estar siempre a la altura requerida por la situación. Interesantes los ejemplos que propones, interesantes y dramáticos. El humor siempre es positivo en cualquier ámbito.
      Gracias por este comentario tan amplio. Un abrazo Carmen.

      Me gusta

    1. Es el momento inquietante en el que Marcelo decide deshacerse de lo que le hace sufrir aunque comprende a la vez su fiel compañía mental con la que ha jugado y se ha sentido bien en su universo restringido por la enfermedad. La escena cortándole las patas a la “araña” es dura porque no es más que el principio del fin.
      Un abrazo Carlos y gracias por leerte todos los comentarios y ser tan participativo.

      Le gusta a 1 persona

    1. Una simbiosis perfecta entre la araña y su mano. Una amistad imaginaria que le ha provocado momentos de juegos pero también la burla de otros. Al final una decisión que termine con todo. En efecto, es el lector quién debe culminar la escena. Tu propuesta es tan magnífica como escalofriante. Enhorabuena. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. No, no, no… yo lo interpreto a mi manera tu texto. La araña es su sufrimiento , su obsesión . Por fin el ha llegado de reconocerlo y desacerse de lo que le molesta para empezar la vida nueva , Es una metáfora que corta los dedos…en realidad mata mentalmente y consientemente a “la araña de sufrimiento” que en su lugar intentantaba matarlo. Yo lo veo como el principio de su resucitación. ¿ También llevo razon, verdad? Así es ,cada uno ve lo suyo, leendo el mismo texto. Muy, muy buen relato.

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo mejor es que cada uno aportáis una perspectiva tan válida como la que más, captando esos recovecos del texto que son interpretables y dotando a estos comentarios de un valor como si de un anexo al texto se tratase. Para unos cortar las patas de la araña es la antesala del suicidio dando por cerrado su sufrimiento. Tu interpretación de un acto de resucitación, abre una vertiente que no se había tocado aún, frente a la lucha que Marcelo lleva a cabo. Liberado de la “araña” como inicio de una nueva vida. Mil gracias por tu aportación, celebro que te haya parecido interesante el texto.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  6. Un relato magnifico, que va in crescendo independientemente en dos salas, pintándonos al mismo tiempo la distancia frecuente que suele haber entre personas con esta enfermedad y sus familias.
    Creo que la mente puede llegar a ayudarnos tanto como jugarnos verdades malas pasadas. Y este es un claro ejemplo. Tiene un poder incalculable y a veces vamos cayendo en ella lentamente como en una tela de araña…

    Un abrazo, compañero. Me gustó mucho.

    Le gusta a 1 persona

    1. Acabo de ver tu comentario, disculpa Mukali que no te haya contestado antes, se me debió pasar 🙄 Y aunque llego tarde te agradezco tu visita y tu aportación a este post delicado en cuanto al tema. La mente es una sorpresa con todo lo que ello supone.
      Un abrazo muy grande y siento el retraso 😊

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s