Anticuento (o no) de Navidad

Smith y Flanagan patrullaban por el centro de la ciudad, cuando de repente vieron a un tipo vestido de Papá Noel que caminaba con una enorme bolsa. Smith que era el veterano sargento, le dio el alto.
– Eh tú ¿dónde vas así vestido? ¿No creerás que eres Papá Noel? Jajaja
– Buenas noches sargento Smith, pues sí, realmente soy Papá Noel.
– Me parece que me estás tomando el pelo y eso no me gusta, ¿desde cuando se ha visto a un Papá Noel, negro y con rastas? Léete el cuento, te vendrá bien jajaja los Papá Noel son blancos y gordos…
– No es un cuento Smith es la verdad y yo soy Papá Noel, aunque mi nombre sea Amin.
– ¿Un Papá Noel negro? Venga no me jodas. ¿Qué llevas en esa bolsa? ¿regalitos? Dijo con sorna.
– Así es, regalos para todos incluido usted sargento Smith.
– Ya… estás en los huesos pero traes regalos ¿tu crees que me chupo el dedo? Abre la bolsa ahora mismo o te emplumo y enséñame la documentación.
Amin abrió la bolsa en cuyo interior, había decenas de regalos envueltos en papel rojo con cintas doradas. Cada paquete tenía un nombre asociado…
Smith comprobó la documentación y soltó una risotada…

– Vaya, vaya, vaya…así que documentación falsa expedida en Rovaniemi, Laponia a nombre de un tal Amin Claus, y portando regalitos y yo voy y me lo creo. Eres hábil Amin pero vas a terminar esta noche en chirona.
– Amin sonrió y con calma le replicó.
– Nada puede detenerme sargento Smith, ni siquiera su porra, mi mundo es el de la ilusión, el de la bondad, el de la magia. Me gusta la gente que espera estos días con ilusión, como es el caso de Lucy y Johnny….
– ¿Cómo cojones sabes el nombre de mis hijos? ¿Quién coño eres? Preguntó malhumorado Smith
– Ya se lo he dicho sargento, sencillamente Papá Noel.
Flanagan que había estado en silencio y asombrado con Amin abrió la boca para dar un argumento sensato.
– Mi sargento, disculpe, pero ¿Dónde dice que Papá Noel ha de ser blanco, gordo, de cara rosada, pelos ensortijados en melena y enorme barba blanca? Yo sí me creo lo que cuenta este hombre. Tal vez haya muchos Papás Noeles y no todos han de ser iguales, además tienen mucho trabajo a lo largo y ancho del mundo…
– Cierra el pico Flanagan y deja de decir sandeces novato. Y tu escucha negro, vamos a ir a la comisaria por mis cojones, venga sube al coche…
Flanagan intervino de nuevo:
– Sargento, estamos en Navidad, démosle una oportunidad a Amin, tengo la corazonada de que dice la verdad.
Amin le miró con cara dulce y le dijo,
– Eres buena persona y serás un buen padre Flanagan y muy pronto verdad? Para finales de verano, que ilusión…
Flanagan abrió los ojos como platos y balbuceó,
– Pero, si nadie lo sabe aún, era la sorpresa para la familia decirles en la comida de Navidad que Helen mi pareja está embarazada…

Smith indeciso ante el argumento de Flanagan y ante las palabras de Amin, le dijo severamente.
– Vale negro, vete de aquí, me pillas de buenas porque es Navidad sino te metería la porra por donde tú sabes y ahora márchate, pero como la líes esta noche te vas a enterar, voy a vigilar el barrio, así que cuídate mucho de molestar a los vecinos.
– Gracias sargento Smith, sé que usted es un buen hombre, un tanto chapado a la antigua, pero tiene un buen corazón. No se preocupe, trabajaremos en silencio, como hacemos siempre porque la ilusión de todos es nuestro mejor argumento.
– ¿Qué es eso de que trabajaremos en plural? ¿Pero no vienes solo? Preguntó Smith
Y entonces a un chasquido de los dedos de Amin, se iluminó el parque donde estaban elfos, hobbits, renos y magos de amplias barbas y un ejército de niñas y niños de todas las razas, vestidos de paje que saludaron al unísono.

Perplejos, Smith y Flanagan se quedaron inmóviles sin poder articular una palabra.  Apenas en unos segundos, todos desaparecieron y el parque recuperó su oscuridad. Amín tampoco estaba…
– ¿No es maravilloso? exclamó Flanagan
– Esto no puede estar pasando. Recuérdame que no volvamos al bar de Charlie, no sé qué coño le ha echado a las albóndigas que estamos alucinando… contestó Smith
Al regresar al coche patrulla encontraron en sus asientos sendos regalos envueltos con el nombre de cada uno de ellos.
Flanagan emocionado dijo,
– Cuando lo cuente en comisaría van a flipar !!
Smith cogió el suyo entre sus manos y respondió,
– Por favor Flanagan, ni una palabra de esto, a nadie. Has entendido, a nadie. No nos creerían…


imagen: https://www.elephantjournal.com/

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

59 comentarios en “Anticuento (o no) de Navidad”

  1. ¡Qué bueno! Me ha recordado un artículo sobre portadas de libros en las que aparecen como blancos los personajes que en realidad eran negros. También con protagonistas de películas.
    No me parece anticuento de Navidad, al contrario, fomenta esa magia y esa ilusión.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Aquí hay tres versiones, las dos del texto, la principal que es la magia de la Navidad la secundaria, que es la comida en el bar de Charlie y una tercera que apuntas tú, el quemado de la marihuana y sabes que?…cualquiera de las tres nos sirve jajaja.
      Libre interpretación.
      Un abrazo amigo y Feliz Navidad

      Le gusta a 1 persona

  2. Cada mañana intercambio unas palabras con Pepe (no sé si ese es su nombre real, pero así se presenta), un muchacho nigeriano que lleva años vendiendo clinex en el mismo semáforo. Con la navidad, no solo se viste de Papa Noel flacucho, sino que instala un pequeño arbolillo iluminado rodeado de regalitos al pie del semáforo. Pepe tiene una característica muy particular: siempre está alegre y cantarín, haga frío o calor (a veces mucho) y es capaz de levantarte la moral con sus chascarrillos. Si me preguntas si creo que es Papa Noel, te respondería sin dudarlo que sí.

    Le gusta a 2 personas

    1. Creo que el ejemplo que has puesto es perfecto para el texto. Hemos de salir de convencionalismos y de tópicos, y sobretodo respetar a todos y a lo que representan, en las circunstancias que sean.
      Yo también pienso que ese “Pepe” tiene la magia de Papá Noel.
      Un abrazo y Feliz Navidad

      Le gusta a 1 persona

  3. Ay madre, me he pasado todo el cuento dándole vueltas a qué podría ser, 😂😂😂😂. Estoy enferma jajaha. Ya había llegado a la conclusión de que había investigado y era un ladrón que se iba a forrar esa noche, iba a dar el golpe de su vida, cuando pufffff aparecen los elfos en vez de la cuadrilla de malhechores.
    Jajajaja. Valeeee se me va la pinza.
    Pd se me pasaron varias entradas… qué raro, suelo mirar el lector, igual no salieron.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Margui, estando en Navidad era un poco más probable que aparecieran los elfos antes que los malhechores, aunque nunca se sabe, porque me va la marcha. Pero tranquila no creo que se te fuese la pinza 😉
      No pasa nada si se te pasaron algunas entradas, aquí se quedan esperándote😊
      Un abrazo y Feliz 2018

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s