Añoranza

No pudo seguir adelante sin ella y mira que lo intentó, pero todo se le hacía cuesta arriba.

Se creía dueño de sus actos, de su tiempo, pero la cruda realidad le sorprendió y le dolió.

Finalmente presa de pánico decidió poner fin a su sufrimiento.

Y bajó al centro comercial a comprar de inmediato otra televisión.

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

39 comentarios en “Añoranza”

    1. Me alegra haberte sorprendido esa era la idea 😉 con un poco menos de drama.
      Oye Lidia tu comentario fue el primero pero acabo de encontrarlo como spam, te he visto de casualidad, significa eso que sigues con problemas? Vaya lata
      Ánimo y un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. Gracias John, podía ser la televisión o podía haber sido cualquier otro elemento. Lo que esta claro es que la vida sin la compañía del televisor se le hizo imposible. Cuestión de prioridades supongo.
      Un abrazo.

      Me gusta

  1. Asocio la tele a ciertos momentos, aunque no la vea… hace ruido y acompaña. Sobre todo cuando desearías estar acompañada y comentar lo que ha pasado en el día, cómo te sientes, si has tenido algún problema en el trabajo o con los chicos.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Fiel compañera la tele, acompaña siempre y aunque no sustituya a las personas, se oye y es como el barullo que otros no hacen. No sé si es tu caso, pero hay personas que lo primero que hacen al llegar a casa es poner la tele. Quizás el protagonista de mi micro era de esas personas….
      Un abrazo Estrella.

      Le gusta a 1 persona

      1. Los días de trabajo, cuando llego a casa ya está puesta. Los días de fiesta, si estoy sola, por las mañanas no la echo en falta, tengo mi cabeza en otras cosas, pero en el momento que me siento a relajarme un poco, la pongo, aunque a veces me pregunten y no sepa ni lo que están poniendo…

        Le gusta a 2 personas

  2. Compañera de unos cuantos, hace ruido pero no molesta, y ahora que vienen inteligentes hasta se conectan (pero si ando inspirada y todo).
    Nosotros tenemos dos de ellas, ambas utilizadas para fines lúdicos.
    Abrazo, Carlos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Así es, fiel compañera como acabo de escribir en el comentario anterior y ahora con todas las facilidades de conectividad y las plataformas digitales, se convierte en una extensión del ordenador. Pero en el fondo del relato subyace una sensación de soledad de tristeza amarga, que el protagonista no puede resistir. Y es que la tele acompaña mucho. Un abrazo Paula

      Le gusta a 2 personas

  3. Comencé la lectura e inmediatamente surgió en mi imaginación la imagen de una mujer ausente; pero el final me traía una sorpresa…
    ¡Qué bien lo has conseguido, Carlos! ¡Me gustó mucho! 😀
    ¡Un gran abrazo! 😊 😊 😊

    Le gusta a 2 personas

  4. ¡Muy bueno, Carlos! En casa hemos “tirado” la tele hace años, pero estamos enganchados a la radio (en su versión convencional y web). Creo que si me quedara sin ella, también pondrá fin a mi sufrimiento con una medida tan drástica como la de tu protagonista. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

      1. Oye, que la filosofear a veces va bien!
        Me gusta mucho eso de que ‘siempre y cuando sepamos que el parche es provisional’ … me lo voy a pensar, a veces los dejo demasiado rato 😊

        Me gusta

Los comentarios están cerrados.