Otra dimensión

La noticia pilló a doña Ildefonsa por sorpresa.
Ildefonsa fue el ama de llaves durante muchos años, de la mansión de Don Renato, marqués de Villanoble de La Urueña, que falleció repentinamente el 26 de julio.
La noticia de que los herederos del marqués habían decidido tirar el caserón para una operación inmobiliaria especulativa le causó honda tristeza.
Vamos doña Ilde si a usted no le va nada aquí, le dijo el sobrino burlándose.

Ella vivía desde la muerte del señor marqués en una casita del pueblo, pero acudía a diario al caserón porque sentía presencias que se comunicaban a través de ella.
Un día lo comentó a los herederos y casi la toman por loca.
¿Qué usted habla con mi tío? Hágaselo mirar doña Ildefonsa, le dijo el grosero del sobrino del marqués, uno de los más interesados en el derrumbe.

Una tarde Ilde entró de nuevo en la casa y se dirigió al salón de té donde el marqués pasaba, buenos momentos. Como siempre, esperó pacientemente a que sintiera al marqués…y le sintió…

Hola Ildefonsa, la veo triste susurró la voz del marqués
Don Renato que alegría escucharle, tengo tanto que contarle…
Y se lo contó todo y con todo lujo de detalles, la operación inmobiliaria, el derrumbe inmediato de la casa, la actitud de sus herederos encabezada por su sobrino…

Don Renato o su espectro, reflexionó y le dió instrucciones concretas.         – No me sorprende cuanto me dice, así que tome nota Ildefonsa, creo que es usted la persona adecuada para recibir todo cuanto le voy a dictar. 

Y durante cuatro agotadoras horas estuvo poniéndola al corriente de temas muy complejos, dándole instrucciones muy concretas y precisas. Al terminar, le dijo que acudiera al despacho de abogados Ramal-Watson y Asociados…

Vaya con mi amigo Ramón al que usted conoce, hable con los socios y expóngales todo cuanto le he dicho, al detalle. Tal vez no la crean, por eso dígales que lo comprueben de inmediato. Mi amigo Ramón la apoyará.

Tres meses después, el caserón del marqués estaba intacto, unos jardineros se afanaban en arreglar el jardín y el interior estaba siendo restaurado. Ya habían obtenido la licencia para ubicar en él, un hogar para acoger a niños desfavorecidos de la región. Ramón y los abogados Ramal y Watson habían desarrollado el proyecto siguiendo al pie de la letra la idea del marqués.

El sobrino del marqués estaba pendiente de juicio junto con otras tres personas por la falsificación del testamento de su tío. Pero estaban ya en prisión preventiva acusados de la muerte del marqués.
El marqués fue consciente poco antes de fallecer de que había sido envenenado por su sobrino, y de que éste, había alterado el testamento,  falseándolo de acuerdo con un notario a cambio de una golosa comisión, para edificar en la finca un complejo de lujo.

Su sobrino en un acto cruel, se lo dijo a solas poco antes de fallecer el marqués, mofándose de él. Lo que ignoraba el sobrino es que el marqués que ya desconfiaba, estaba grabando la conversación, pero falleció antes de poder entregársela a alguien.

Por eso una vez que el marqués se encontraba ya en la “Otra Dimensión” y después de consultarlo con el departamento de reclamaciones del “Más Allá” obtuvo la autorización para presentarse ante Ildefonsa para poder dar salida a los hechos acaecidos, en búsqueda de justicia ante la inmoralidad perpetrada por su sobrino.

Y lo consiguió.

Ildefonsa nunca más volvió a “sentir” al marqués. Pero siempre le quedó la intuición de que volvería a hablar con él aunque fuera en la “Otra Dimensión”.

Autor: Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

44 opiniones en “Otra dimensión”

  1. Grande el marqués, grande doña Ilde y magníficas tus letras, Carlos, que nos han contado la historia a la perfección.
    Enhorabuena, me encantan estos relatos con ese trasfondo de crítica y denuncia social dirigida a especuladores y malvados.
    Un abrazo compañero

    Le gusta a 2 personas

  2. Carlos, siento haber estado tan ausente, seguro que me he perdido cosas estupendas.
    Me alegro que la Atención al Ciudadano del » Más Allá» sea más efectiva que la del «Más Acá» y que don Renato pueda descansar en paz, una vez hecha justicia…
    Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

    1. Hola Estrella, me alegra mucho verte por aquí, siempre eres bienvenida, espero que las “cosas” vayan un poco mejor.
      Si, la atención al ciudadano del Más Allá funciona de maravilla por lo visto. Aunque la reclamación bien lo merecía.
      Un abrazo

      Le gusta a 2 personas

  3. Como no creo mucho en la justicia terrenal, me alegro que en la Otra Dimensión hayan hecho caso al marqués. Aunque imagino que la historia es ficticia, tengo la corazonada de que estas cosas suceden de veras. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  4. Historia con final feliz😊
    Siempre me ha hecho gracia la mala costumbre que tienen los malos de contar todos sus planes antes de cometer el asesinato: si estuviesen calladitos esto no pasaría 😂😂

    Le gusta a 2 personas

    1. Pues ahora que lo dices Margui, fantasmas yo también veo muchos y de los que van con corbata que son los peores.
      Te confieso que yo estas cosas me las creo. Igual yo también soy un fantasma jajaja
      En fin que ya estamos a viernes así que un abrazo y buen finde ¡¡¡

      Le gusta a 2 personas

  5. Mágico relato, Carlos. De alguna manera se las arregló el marqués para comunicarse, lograr justicia y luego, a descansar en paz. Puede que algo más de gratitud, lealtad y admiración le guardara doña Ilde… En la actualidad, no sería una mala idea que nos sepultaran junto con el móvil y capaz que podamos continuar usando el whatsapp…
    ¡Que tengas un buen finde Carlos!

    Le gusta a 3 personas

    1. Tiempo al tiempo Sara, quizás podamos conectar con el más allá un poco más acá jajaja. Tal vez la moraleja sea que triunfó la justicia por la insistencia del marqués en esa «otra dimensión». Pienso como tú, Ildefonsa le tenía un enorme cariño y respeto al marqués. ¿Hubo algo más? quién sabe. Al menos el malvado sobrino terminó entre rejas. Un abrazo y buen finde para tí también.

      Le gusta a 2 personas

    2. Pues déjenme comentarles que alguien del Más Allá estuvo utilizando mi celular para comunicarse con alguien del Más Acá; hasta le mandó un mensaje de voz, por Messenger desde mi celular, estando yo en otra habitación. Y esa persona (el receptor de ese mensaje), que ya trascendió, a su vez, me ha cortado llamadas para hacer que salgan llamadas de mi celular al número que él tuvo en vida.
      Por otro lado, nos comunicamos sin tecnología, por telepatía.
      La realidad es más extraña que la ficción.
      Abrazos de luz.

      Le gusta a 1 persona

  6. Me encantó tu post, hablas de Karmas y de comunicaciones interdimensionales, que me consta que existen.
    Me quedo con: «(…) después de consultarlo con el departamento de reclamaciones del “Más Allá (”…)»
    Abrazos de luz.

    Le gusta a 1 persona

Comentarios cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: