Desatasco

Estaba acostumbrado a circular con rapidez y sin atascos por toda la red vial. De esa manera, podía desplazarme de una manera sencilla y cómoda entre origen y destino. Así había sido siempre, hasta que un día noté una ralentización del tráfico que iba en aumento conforme pasaba el tiempo.

Una de dos, o bien había aumentado el tráfico o bien iba más lento, o incluso ambas situaciones. Poco a poco la situación empeoró produciéndose en algunas zonas auténticos atascos cada vez mayores y con difícil solución.

Comenzábamos a estar desesperados, cuando un día, de repente, notamos unos fuertes empujones y mirando hacia atrás, vimos que los ocasionaban unos individuos vestidos de verde y con una gorra donde ponía escrito “Sintrom”.

Gracias a ellos, el atasco se fue deshaciendo lentamente hasta que pudimos recuperar un porcentaje alto de nuestra movilidad inicial. Veíamos a estos individuos localizados en muchos cruces, muy atentos al tráfico y a cualquier posibilidad de atasco.

Nos saludábamos amistosamente, a fin de cuentas compartíamos el mismo cuerpo y los mismos objetivos. Nos hicimos muy amigos porque los chicos y chicas del «Sintrom», se quedaron para siempre.

Autor: Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

24 opiniones en “Desatasco”

Comentarios cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: