A la fuerza

Que todo vuelva a ser como antes, suplicaba pensativo Eneos. 

¿Como antes de qué? le preguntó Lucio.

Y añadió,

–  Escúchame Eneos, no hay vuelta atrás, el fracaso acostumbra a ser más fructífero que el éxito. De tu fracaso puedes obtener una actuación memorable. Cometiste un error y pagarás por ello. El destino es un papiro en el que todo está escrito. Sus caminos son inciertos. No hay marcha atrás. Ponte erguido, no pidas una oportunidad, demuestra que eres un hombre y los Dioses sabrán valorarlo. 

Eneos asintió, secó sus lágrimas y salió a la arena del circo romano resignado a morir cuando menos con valentía.


Imagen:  http://arthistoryunstuffed.com/jean-leon-gerome-part-one/

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

32 comentarios en “A la fuerza”

      1. Así es Luna, nuestro amigo Carlos siempre da en el clavo. Tu saborcillo amargo es el derivado de esos tiempos tan peculiares y a la vez apasionantes. Aunque para algunos gladiadores morir en la arena del circo, era lo máximo. Claro que salir vivo debía ser la leche…
        Un abrazo ¡¡

        Le gusta a 2 personas

    1. Ya sabes eso de show must go on … y lo de la pértiga de Eneos sencillamente genial, aunque mucho me temo que en ese caso solo quedaba la salida airosa y resignada. Supongo que habrás leído a Santiago Posteguillo. Si no lo has hecho te lo recomiendo encarecidamente por su conocimiento de la antigua Roma. Y si ya lo has leído, sabrás perfectamente de lo que hablo.
      Un abrazo Carlos

      Le gusta a 1 persona

  1. Y que la gente iba a ver cómo se mataban entre ellos… que angustia se sentiría ahí abajo, expuesto y pequeño.
    Aunque ahora se hace algo parecido, ¿no? Aunque solo uno lleva armas y el otro muere seguro, como sea, antes o después.
    Me ha gustado mucho, pocas palabras que transmiten mucho. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Buff, qué decirte… Me apasiona la antigüedad, aunque no por ello me dejan de sorprender ciertas actitudes e ideales que tenían en esa época lejana, que no deja de estar presente en nuestros días, en tanto que somos herederos de esa sociedad.
    Me ha encantado tu breve historia del gladiador condenado.
    Una abraçada, Carlos!

    Le gusta a 1 persona

    1. A mi también me apasiona esa época. Las costumbres e ideales de aquellos tiempos no debemos verlas con los ojos críticos del día de hoy. Porque nos costaría entenderlas. Había gladiadores para los que morir en la arena era un camino hacia sus dioses. Al final hasta Eneos se resigna. Una abracada Lidia.

      Le gusta a 1 persona

  3. Un entretenimiento para los ciudadanos y un honor para unos cuantos gladiadores, así nos lo muestran en algunas pelis, la mayoría dulcificadas con el azúcar que siempre añade la lejanía cronológica. Admito que me parece una época apasionante, pero de lejos. 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Sería bonito poder pasearse unas horas por esa Roma imperial, pero como dices, solo un ratito o de lejos, por si acaso. Honor y muerte a partes iguales y diversión para una sociedad que hoy calificaríamos de enferma.
      Un abrazo Sadire

      Me gusta

    1. Los combates en el circo romano, tenían sus reglas como si de una competición se tratase. Y una máxima y es que al final en la mayoría de los casos decidía el pueblo por encima incluso de la preferencia del emperador. Claro que las cosas han cambiado, pero no se como lo cuantificaría viendo lo que pasa en muchos lugares del mundo.
      Un abrazo inspector disaster ¡¡

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s