La enredadera

Te conocí una tarde de invierno. No le diste tiempo al tiempo, ni tampoco a mí. 

Yo soy más lento y te lo dije. Tú fuiste más rápida y me lo demostraste.

Trepaste por mis emociones, pegada a mis sentimientos como una enredadera, demasiado cerca, demasiado apretada.

Yo sentía tanto placer como agobio.

Intenté alejarte, pero no pude, por lo que no tuve más remedio que podar tus formas.

Te enfadaste, pero ahora ya puedo respirar de nuevo.

 

Anuncios

Autor: carlos montalleri

... si nos preguntan la hora, no es necesario explicar como funciona un reloj ... cmontalleri@gmail.com

44 comentarios en “La enredadera”

      1. Por supuesto, esto es como dejar de fumar, o yo así lo veo. Por mucho que sepas que no te hace bien y por mucho que te insinúen que deberías dejarlo hasta que no lo decides por propia voluntad…

        Le gusta a 1 persona

  1. Creo que cuando el amor es verdaderamente fuerte, no existe el agobio. No existe porque quieres estar con la otra persona todo el tiempo. Si no hay atracción suficiente, entonces si puede surgir el agobio. Pero pienso que ese agobio esconde otras razones… Bueno, esta es solo mi opinión, claro. Cada uno vive las relaciones de forma diferente. En cualquier caso, un texto muy bueno y reflexivo. Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Mayte, comparto tu comentario, el agobio no existe con un amor fuerte y libre. Pero el agobio que muestra nuestro personaje puede tener distintos orígenes. A veces por desgracia el agobio proviene de actitudes un tanto dominantes o excesivamente persuasivas de uno/una hacia el otro/otra e incluso con un componente sicológico importante que convierten la relación en tóxica para un miembro de la pareja. Otra cosa es que se de cuenta de ello o no, pero eso es otro tema. Gracias por tu aportación al texto. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    1. Sea cual sea la interpretación, esa falta de libertad en la relación, esa “apretura de la enredadera” hasta el sofoco, no es más que fuente de todo tipo de problemas y sobretodo se pierde la equidistancia entre ambos miembros de la pareja.
      Un abrazo Sabius

      Le gusta a 1 persona

    1. Claro y desde el respeto a todas las posiciones, creo que la actuación tipo enredadora encierra muchos problemas de convivencia, de libertad de decisión, quién sabe si de posesión y cosas peores, en fin un abanico enorme. Se puede amar mucho respetando una sencilla distancia en la relación, porque a veces con un poco distancia tenemos mejor perspectiva de todo. Un abrazo Paula

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡Qué buen símil, Carlos! Me encanta. Un amor que te hace sentir feliz pero que al tiempo te agobia, y al que tienes que cortar las ramas para poder respirar de nuevo.
    Nunca se me hubiera ocurrido comparar un amor así con una enredadera. Genial.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro que te haya parecido acertado el símil. El tema es exactamente como lo has descrito, el amor, la felicidad, pero de repente una sensación imprevista de un agobio inesperado. Todos cambiamos y las circunstancias también. A veces podremos adaptarnos, pero otras no.
      Un fuerte abrazo Lola (creo que así te llamas…)

      Le gusta a 1 persona

    1. Cada pareja es un mundo, incluso cada uno de nosotros lo somos. Pero cuando aparece la opresión, el agobio que puede ser incluso bienintencionado, hay que frenar y hablar antes de que la relación se vuelva tóxica.
      Gracias Sara por tus comentarios y un abrazo primaveral😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s