Ignorantes

vih

Nos dimos un cálido abrazo. Se que es lo que más agradece, porque hay muchos ignorantes que se lo niegan.

Hace años Rafa cometió un error y fue condenado a tres años de cárcel, de allí se trajo no solo la experiencia más oscura de su vida, sino también el peor compañero de viaje que pudo encontrar: el VIH.

Ha pasado mucho tiempo, rehabilitado por completo y en permanente tratamiento médico para el resto de su vida, Rafa ha encontrado un trabajo de casi mileurista que le permite evadirse un poco de sus muchos problemas. Apoyado siempre por su fiel Ana, tienen una niña adoptada que es su ojito derecho.

Me estremezco cuando me explica que su propio hermano es incapaz de abrazarle y que hubo “amigos” que le negaron la mano.

Yo le digo que es cuestión de ignorancia y que el mundo está lleno de ignorantes. Y nos despedimos con otro cálido abrazo.

Anuncios

Autor: carlos montalleri

... si nos preguntan la hora, no es necesario explicar como funciona un reloj ... cmontalleri@gmail.com

40 comentarios en “Ignorantes”

  1. Afortunadamente, aunque sigue habiendo un cierto rechazo por parte de algunas personas, la mayoría de la gente ya ve esta enfermedad como algo crónico que se puede controlar con un tratamiento.
    Creo que quien margina a los afectados por el VIH, son gente propensa a marginar a todo lo que se salga de sus preferencias y prejuicios.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es importantísimo el cariño y la solidaridad, pero además de ello y por supuesto de la medicación y la vida ordenada como tu la defines, también es necesaria esa pizca de suerte que siempre hay que tener para afrontar y ganar una batalla tan compleja. A veces se gana, a veces no. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    2. Bueno, no se “cura”, pero la carga viral puede descender hasta ser estadísticamente 0. Lo que sí es cierto es que se puede llevar una vida completamente normal, debemos quitar ya los estigmas y seguir luchando, pues el vih sigue siendo una enfermedad mortal para muchas personas que no se pueden permitir los ARV (Antiretrovirales) en muchos países del mundo y sobre todo no se pueden permitir lo que tú apuntas con toda la razón: una laimentación equilibrada, vida digna libremente elegida y mucho amor.
      Gracias por tu escrito.

      Le gusta a 2 personas

      1. Así es, las posibilidades de llevar una vida normal son evidentes y al menos en el caso que ocupa este blog, de una persona cercana a mí, son absolutamente satisfactorias. Aún hay mucho que trabajar, en el plano de concienciación en sociedades como la nuestra y muy especialmente en el plano médico y de cuidados en aquellos lugares en los que sigue siendo una enfermedad mortal. Gracias por tu aportación. Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

    1. Yo creo Awilda que es un desprecio con o sin mala fe , pero en buena parte fruto de la ignorancia. Tienes razón todos comentemos errores y precisamente por eso, no debemos ir por la vida juzgando a los demás. Pero negar un simple abrazo puede llegar a ser muy cruel. Un abrazo

      Le gusta a 2 personas

    1. Yo quiero pensar que la mayor parte es un desprecio basado en el desconocimiento, de ahí el título del post, más por ignorancia y temores que por otra cosa. Es interesante tu planteamiento y tu duda. ¿Cómo actuar? Nunca sabemos como hubiésemos actuado hasta encontrarnos en la misma situación. En mi caso lo tuve claro por una razón de amistad y cariño. Un abrazo.

      Me gusta

      1. Casualmente he contestado a otro bloguero diciendo:”Yo entiendo también a las personas reticentes, a nadie se le puede obligar” Lo importante es aprender de la experiencia y evitar juzgar. De nuevo gracias por tu sincero comentario que enriquece mucho el contenido del texto.

        Le gusta a 1 persona

      2. No tengo la gran experiencia que tu aportas, pero en base al caso que ha originado este post, referido a un buen amigo mío, comparto por completo la humanidad que transmiten y que a veces no es correspondida por la sociedad. Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  2. El miedo es libre pero el respeto a estos enfermos debiera permanecer intacto. Como te han dicho ya hay información de sobra para entender como funciona esta enfermedad. Negar un simple abrazo no se justifica. Un tema que sigue candente pese al transcurso del tiempo. Me ha gustado la forma tan directa y a la vez entrañable como planteas la situación. Un abrazo Carlos.

    Le gusta a 1 persona

    1. La manera de plantearlo es la pura realidad de la situación, adornada si quieres con respeto y amistad. Yo entiendo también a las personas reticentes, a nadie se le puede obligar. Solo me gustaría una pizca más de solidaridad y de comprensión. Y por supuesto de conocimiento del tema. Un abrazo

      Me gusta

  3. Es deliberado subestimar a esta cruel enfermedad, pero es de malaje disfrazarse de ignorante en los días actuales en los que hay y ha habido tanta avalancha de información veraz sobre este mal. El rechazo de alguien hacia esa persona enferma no forma parte de ninguna excusa y solo demuestra una falta de compromiso con la realidad de quien lo hace. Un abrazo, Carlos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Excelente comentario, se puede decir más alto, pero no más claro. A menudo el ignorante lo es por la propia comodidad de serlo, por no querer conocer y aún menos intentar comprender la situación, pero en efecto, eso no es excusa jamás para abandonar la sensibilidad y la solidaridad. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Lo leí cuando lo escribiste, ese día me pasó algo que me sobrecogió al leerte. He dudado si escribirlo o no, finalmente he decidido hacerlo porque no desvelo nada, no rompo mi secreto profesional. Ese día cuidé a un paciente que tenía hepatitis C. Los sanitarios cumplimos las normas universales de protección y tocamos a todo el mundo con guantes. Ponemos especial atención en protegernos si conocemos factores de riesgo. Es una medida de protección laboral. Sin embargo, también somos personas y conocemos el efecto curativo del piel con piel, del calor humano. Ese día, despedí a mi paciente cogiéndole de la mano, sin guantes, mirándole a los ojos y diciéndole que se cuidara y que esperaba que se recuperara pronto. Se emocionó. Tomó mi mano entre las suyas y mirándome fijamente me dijo: “gracias”. Ni te imaginas el intercambio que hubo en unos instantes, especialmente en los silencios. Nada como la piel. Nada como ser humanos. Gracias por tu texto, fue realmente significativo para mí leerlo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. La realidad Marina, es que gestos como el que describes hablan de tí y de tu forma de ver la vida y tu profesión. Me alegra que te gustara este texto y que en cierta medida te sobrecogieras al leerlo, pero esta vez soy yo quién te da la enhorabuena por tu caracter y por tu forma de ser. He visto fallecer a mi madre y mi padre, ya mayores y sin la menor duda, el trato recibido en los momentos delicados que a veces son los últimos son un factor decisivo en el inicio de sus respectivos viajes. Por desgracia no todos lo entienden así. Pero por fortuna hay profesionales diferentes como es tú caso en los que prevalece la humanidad ante todo y sabes que… en el caso de mi madre, me hubiera encantado que se hubiera encontrado con alguien como tú en algunos de sus momentos finales. Así que vaya mi enhorabuena sincera junto a mi abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s