Mezclas

bodega-horiz

No quiero volver a verte nunca más, me engañaste, me usaste y ahora pretendes volver con la mejor de tus falsas sonrisas.

Como aquella con la que cometiste la mayor aberración posible y de la que me hiciste cómplice a traición.

Ni puedo ni quiero volver a verte traidor, que a mis espaldas fuiste capaz de mezclar un «Chateau Canon La Gaffeliere» de 2010 con gaseosa 😡

Autor: Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

22 opiniones en “Mezclas”

  1. Por dios Carlos y a pesar de tamaña atrocidad aún le diriges la palabra? A mi es que me gusta con gaseosa, me dijo sosteniendola y no enmendandola y bautizó un exquisito Reserva de Rioja del 82. A partir de esa fecha tenía reservado a su nombre en la bodega un Don Simón. Inclusero por más señas, con más pitones que un mihura y tapón de silicona reutilizable. La venganza no fue terrible, pero sí constante, de años incluso. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno la verdad es que yo, o «mi otro yo» no le dirigimos la palabra ante la mezcla traicionera. Genial la anécdota que cuentas Carlos, un Rioja reserva del 82…ayyyy me duele solo de pensarlo. Excelente y sospecho que cariñosa venganza con un Don Simón. Me recuerda otra anécdota con un amigo bellísima persona pero recalcitrantemente pijo, sobre un «rellenado» de una botella, pero eso quizás de para otra entrada. Un brindis y un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    1. Es obvio que hay gente para todo, pero hay líneas rojas inasumibles. Conclusión: no perder de vista ni un minuto la próxima acojo-botella que comparta. Bueno, o eso o esconder la gaseosa ¡¡ Un abrazo

      Me gusta

  2. La única penitencia posible es regalar una caja de similar categoría y tan noble nombre para compensar la traición. De momento, consuelate pensando que también hay quien le echa coca cola a un whisky escocés de 12 años. Un abrazo abstemio

    Le gusta a 2 personas

    1. Pues creo que el prota sigue esperando aún el detalle para apaciguar a la fiera. Que conste que no hay consuelo posible ante tamaña afrenta. Lo de ponerle coca cola al whisky de doce años, me es misteriosamente conocido. Como sabes amigo Sabius, «bebo poco, pero lo que bebo, lo bebo bien» 😉 Otro abrazo para tí brindando con un poquito de alcohol para calentarnos en esta noche heladora.

      Me gusta

Comentarios cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: