Ella

Esperé a que pasaras el control de la policía en el aeropuerto y cuando te giraste para decirme adiós con la mano, nos sonreímos. Luego ya desapareciste y me sentí algo aliviado, pensando que había sido capaz de evitar que notaras mi tristeza. O eso creo, porque imagino que tú habrás hecho lo mismo. 

Nos separa un océano literal y aunque siempre he pensado, incluso presumido que la distancia no se mide en kilómetros, sino en el corazón, hay momentos en los que me asaltan miles de dudas.

Las tecnologías nos permitirán hablar, incluso vernos, pero no hay aplicación que sustituya el calor de un abrazo.

Sabes que apenas bebo, pero hoy me estoy tomando un whisky.  Y escucho música, mientras el sueño intenta vencerme. Hoy me acompaña Ella, así que cierro los ojos y me dejo llevar…

Anuncios

Autor: Carlos Montalleri

Ahorremos explicaciones, nunca emociones

19 comentarios en “Ella”

    1. Carlos, te confieso que he leído varias veces tu comentario, que me ha encantado, muy poético, diría que es casi, casi, un microrrelato en si mismo. Gracias por tus visitas y por ese comentario excepcional que me ha hecho reflexionar. Un abrazo.

      Me gusta

  1. El recuerdo y la mejor música, excelente mezcla aunque no pueda sustituir a la ausencia de un abrazo. Por cierto gracias por buscar un vídeo con la letra de este temazo de la Fitzgerald. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Recuerdos y música van siempre unidos, yo desde luego siempre vinculo momentos a melodías. Puse la letra porque es desgarradora como sin duda habrás leído. La mejor versión con su mejor cantante. Buen finde y un abrazo.

      Me gusta

  2. Que grandes verdades, Carlos. No hay aplicación que sustituya un abrazo y la distancia del corazón no se mide en kilómetros.

    Me gustó mucho como abordaste, ese instante de la despedida y los vestigios del después. Aunque es una temática muy consagrada ya en el cine y la música me encanto la solemne sencillez con la que tú la abordas, que sin decir mucho y en pocas palabras me hiciste sentir ese deje de nostalgia tan natural en esas situaciones.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. En efecto, es una temática muy consagrada (me gusta la expresión que has usado), la más famosa sin duda, la despedida de Rick e Ilsa en Casablanca. Sin embargo es también una temática permanente en nuestras vidas, la tristeza de la despedida frente a la alegría del reencuentro. Me alegro de haberte hecho sentir la nostalgia del momento. Encantado de leerte aquí y en tu blog. Un abrazo y buen fin de semana.

      Le gusta a 1 persona

  3. Ella es siempre una buena elección, para calmarse y olvidar, relajarse y recordar, y por supuesto, para dejarse llevar. Dejémonos llevar.
    El calor de un abrazo, o dos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Alguien escribió algo parecido a “yo sé que existo, porque tú me recuerdas”. Por eso el recuerdo es tan necesario, para hacernos sentir vivos. Y a veces, sin duda, lo mejor es dejarse llevar. Con tu permiso, recojo el guante del calor de dos abrazos, que por aquí no para de llover. Otros dos abrazos para ti.

      Me gusta

  4. Vuelvo a leer esta entrada y a escuchar la música. Leo los comentarios y… vibramos todos/as en la misma sintonía. A mi me costaba mucho despedirme hasta que aprendi que en el adios esta el hola. Feliz día!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Marina, dice una frase que “todo beso, incluso el de la llegada, es el inicio de la despedida”. En el fondo es muy parecido a lo que tú dices. Llegada/despedida…hola/adiós y siempre los mil matices que le ponemos y que son tan difíciles de explicar. Me alegra que hayas vuelto a escuchar a Ella, este tema es precioso. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.