Invisible

163736497

Me levanté y no vi mi reflejo en el espejo del baño. “Caramba” pensé “si que me ha sentado mal la cena de anoche”, pero pronto me di cuenta de que algo extraño estaba sucediendo. Salí al descansillo y llamé a la puerta de mi vecino,  la abrió, miró y dijo “empezamos pronto con las bromitas…” Yo movía mis brazos y le decía cosas pero él ni me veía ni me escuchaba.  

Intente contactar con mi hermano por whatsapp y las palabras aparecían en la pantalla, pero se desvanecían de inmediato.  Reconozco que me entró pánico. ¿Existía o no existía?…

Ha pasado un año desde que comenzó mi atormentada experiencia. Ahora al menos, lo tengo bien asumido y hasta le veo sus ventajas. 

No me queda otra. Cuando hace seis meses apreté el gatillo de mi revolver y la bala atravesó mi invisibilidad como si nada, me dí cuenta de que era el momento de comenzar a vivir de nuevo, aunque fuera de manera diferente.

Anuncios

Autor: carlos montalleri

... si nos preguntan la hora, no es necesario explicar como funciona un reloj ... cmontalleri@gmail.com

22 comentarios en “Invisible”

  1. Reinventarse sin atender a los demás me parece que es siempre una buena idea… aunque supongo que no tener más remedio que hacerlo es la motivación definitiva…
    No sé por qué damos tanta importancia a esos… vecinos… que miran sin ver, oyen sin escuchar…
    Quizás tu hombre invisible es una especie más extendida de lo que pudiera pensarse en un principio…
    Gracias por darme algo para pensar Montalleri

    Le gusta a 1 persona

    1. No tengas duda Ecléctica que el hombre/mujer invisible es una especie muy extendida en la sociedad actual, más de lo deseado. Muy acertado tu comentario sobre la reinvención, como dice mi hombre invisible “no me queda otra”. Esa es la clave. Este micro era en origen más largo, quizás te interese saber que el vecino que no puede verle, tiene un perro que curiosamente parece percibir al hombre invisible. Supongo que la invisibilidad humana pudiera ser el contrapunto a la fidelidad perruna. Un abrazo y buen fin de semana.

      Me gusta

    1. La manera de vivir siendo invisible dependerá de hasta que punto puedas asimilarlo. Al margen de las fantasías no hay nadie que no se haya sentido invisible alguna vez, de una manera u otra, a veces con satisfacción pero otras con tristeza. Encantado de verte de nuevo Mar, un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    1. Hola Carlos, de hecho la invisibilidad es una de las fantasías más deseadas de obtener cuando se pregunta que “poder” te gustaría tener. Como todo en la vida el extremo no es bueno, aunque como le pasa al protagonista de mi relato, al final lo acepta no sin antes sufrirlo. Gracias por tu visita, un abrazo amigo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Carlos…hoy en día de moda la palabra “reinventarse” Eso hacen muchos…..a veces parece que tarde….pero no. Siempre es bueno si es lo que necesitas…. de verdad lo creo . Un beso y espero que el día de hoy 23 sea en tu mente más brillante y luminoso que ayer (la lluvia no ayuda) pero yo te mando gotas de ilusión Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo creo que la propia reinvención ha existido siempre aunque el “palabro” esté más de moda ahora. Coincido contigo, nunca es tarde para reinventarse si de verdad es lo que se desea. Gracias por tus palabras y por tus gotas de ilusión, un abrazo y buena tarde de domingo.

      Me gusta

  3. ¿Tal vez un homenaje a la novela de Herbert George Wells? me encanta el tema. El momento de la bala le da un dramatismo muy acertado. Luego está la otra forma de ser invisible por donde van los otros comentarios, pero hoy prefiero quedarme con la primera interpretación, el límite entre ciencia y ética. Buen domingo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tuve la novela que mencionas pero ya no…así que la buscaré de nuevo. Es un aspecto que HG Wells tocó con maestría hace ¡¡¡más de cien años!!! Por no hablar de la película, la original de James Whale. Como siempre, excelente tu perspectiva del post. Un abrazo amigo

      Me gusta

  4. Apreciado Carlos, entiendo tan bien esa sención de “invisibilidad” y su ambivalente emoción, por un lado uno se siente afortunado de pasar desapercibido (especialmente si estamos nublados internamente), por otro lado es como si negaramos nuestra propia existencia, nuestro derecho a ser y estar. En mi experiencia como mujer invisible, comparto que es incómoda, toda una lección de vida y lo mejor de todo ¡es reversible! Una abrazo visible 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Marina, tu comentario es casi un post en si mismo sobre el tema, porque describes con sencillez y rotundidad esa “ambivalente emoción” que es una de las claves del tema. Veo que tú también te has sentido invisible y me alegra saber que ha sido y es reversible. Otro abrazo bien visible para tí.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s